Logo La República

Jueves, 18 de julio de 2019



FORO DE LECTORES


Todos sabemos que el país necesita reactivar la economía nacional

Miguel Carabaguiaz [email protected] | Lunes 17 junio, 2019

Miguel Carabaguiaz

Desde el inicio de esta Administración se ha dicho de forma insistente que eso debe ser lo que concentre el hacer del gobierno. Estamos enfrentando un nivel de desempleo muy alto, posiblemente el más alto en las ultimas 4 décadas. Una producción en franca reducción desde la anterior Administración. Vemos como crece la informalidad con las claras consecuencias que eso trae, tanto para Hacienda como para la CCSS entre otros. Los bancos muestran un muy bajo crecimiento del crédito. También vemos como todos los días el comercio se ve contraído y hasta un importante cierre de negocios.

Además hay gran pesimismo sobre el futuro de la economía nacional en casi todos los niveles de la población consumidores y empresarios

Todo lo anterior obliga al Gobierno a tener que dar total PRIORIDAD a este tema.

Por lo tanto el Presidente debe plantear propuestas concretas para el corto, mediano y largo plazo, no solo una declaración de intenciones.

Diferentes analistas, empresarios, sector laboral y políticos han estado señalando la necesidad de una fuerte reactivación económica. Es cierto que el Gobierno ha tomado medidas para reducir las tasas de interés como las planteadas por el Banco Central en política monetaria reduciendo la tasa básica y recientemente los encajes legales sobre depósitos bancarios en colones. Está claro que los resultados no se ven todavía y tampoco son suficientes. Pero si tales esfuerzos no logran el efecto tendremos más desempleo.

Sabemos que un crecimiento de cerca 3,5 del PIB es pequeño por lo que el impacto en el desempleo será tímido. Cualquier esfuerzo que haga debe generar percepciones positivas en los grupos económicos y en las personas pues de lo contrario tendremos un resultado negativo.

El señor Presidente tiene una posición favorable para influir en la opinión pública, pero su discurso tiene que sonar creíble, debe estar acompañado y apoyado por las acciones y los hechos del gobierno. Debe tener la misma determinación que mostro el año al pasado al promover la reforma fiscal.

Es claro que el Gobierno debe mostrar un mayor compromiso y empuje para plantear y lograr el apoyo de medidas que de verdad signifiquen un cambio en la dirección de la economía.

Pero también para lograr ese imperativo consenso y respaldo de los sectores a la propuesta de reactivación es necesario cambiar o posponer la agenda de aquellos temas conflictivos que dividen más y no aportan en el mejoramiento económico. Temas que producen distancia y desconfianza en muchos de los actores.

El PAC debe por una vez asumir responsablemente desde la Asamblea Legislativa su deber y no producirle bulla innecesaria en estos momentos al Gobierno. Los funcionarios en especial los Ministros deben dejar sus agendas particulares sobre temas controversiales y ponerse al lado del Presidente en la toma de acciones que el país requiere para salir de la crisis.

Bien se sabe que son los empresarios y los trabajadores del sector privado los que generan la producción. Mientras que el gobierno directamente lo que puede hacer es relativamente poco en ese campo. Lo que si puede y debe hacer es aumentar la inversión especialmente en infraestructura y debe entender por ello no solo carreteras, aquí se debe incluir la construcción de aulas, de vivienda y del sector salud. Lo cual es claro que hasta hoy es poco lo que se hace.

En materia de infraestructura debería fijarse un rector responsable que exija y obligue a las instituciones a priorizar en ese campo. Además deberá reducir los tiempos que utilizan las instituciones para desarrollarlos.

Como señalé son los empresarios de todos los tamaños los que ponen al país a producir. Es aquí donde el Gobierno puede dar un gran aporte por medio de incentivar la inversión y el consumo para que aumente la producción y se generen empleos. Deben valorar y decidirse por el ingreso a la Alianza del Pacífico que permita exportaciones de nuestros productos industriales y agrícolas en condiciones favorables a otros mercados. Eliminar o reducir los requisitos legales para permisos de construcción, para inscribir agroquímicos, genéricos, medicamentos y para otros tipo de productos. Acortar los tiempos para el inicio de nuevas actividades. Permitir un aporte escalonado a la seguridad social de nuevas PyMES procurando sacar de la informalidad a cientos de empresas y miles de trabajadores.

También es urgente que el MEP se dedique a mejorar la trasmisión de habilidades en idiomas, matemáticas y ciencias entre otras mientras se aprueba y entra en vigencia el Sistema de Educación Dual. Por cierto ya el Ministerio debería ir preparándose para la implementación de la ley y no esperar hasta el final.

En el campo de la formación el INA debe multiplicar programas de reentrenamiento de trabajadores, sobre todo desempleados. Pero igualmente debería dedicar recursos para la asistencia técnica (como lo dice la ley) que permita una mejora en el desempeño de los trabajadores ubicados en las PyMES. Para esto puede contratar servicios a Universidades o a Centros especializados en diferentes áreas del que hacer de las pequeñas empresas.

Frente a la pobreza se debe considerar bajar los aranceles (muy altos hoy) de aquellos productos o alimentos básicos para los consumidores logrando con esto aumentar consumo. Se debe restructura financieramente el ICE y profundizar en la posibilidad de la apertura del monopolio eléctrico procurando con ello bajar las tarifas. Pensar en la venta de RECOPE o por lo menos en modificar su funcionamiento actual. Lo mismo con alguno de los bancos del Estado.

Es claro que una oficina nacional de empleo sería un saludo a la bandera si no se logra generar los cambios y las acciones serías que puedan reactivar la economía.

No se puede perder más el tiempo hay que EMPEZAR YA.