Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


¿Todavía existe movilidad social vertical en Costa Rica?

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 12 septiembre, 2012



¿Todavía existe movilidad social vertical en Costa Rica?

Históricamente cuando deja de existir la movilidad vertical social ocurren las revoluciones violentas. En las naciones donde personas de muy pocos recursos puedan pasar a la clase media, o con base en gran sacrificio conseguir que sus hijos se eduquen y logren vivir mejor que ellos, la mayoría usualmente acepta las reglas de juego del sistema social; hay pocos enfrentamientos violentos entre las clases.
¡Mejor todavía si una persona de clase media puede aspirar a ser adinerado!
Después de 1948 se levantó una clase media mayoritaria en Costa Rica, algo que no había existido antes (oscilaba el tamaño de este grupo entre el 20 y 22%) y que realmente todavía no se encuentra en varias de las naciones de Centroamérica. Un 70% de los costarricenses se pueden clasificar como clase media en la actualidad.
En los países de la C4 (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua) la clase media oscila entre el 25 y 40%, dependiendo del país que se examine.
En la segunda mitad del siglo XX hubo una movilidad masiva de familias que antes vivían en la pobreza y lograron convertirse en miembros de la clase media.
Los factores que permitieron este movimiento fueron varios; incluían un sistema educativo público accesible en todo el territorio nacional, un sistema médico que estaba al alcance de todos y la creación de una gran burocracia estatal que necesitaban oficinistas, secretarias, subgerentes, oficiales, directores, contralores, procuradores y similares. Estos burócratas estaban en capacidad de adquirir su casita con hipoteca, comprar artículos para el hogar a plazos, tomar vacaciones en el puerto y quizás aspirar a tener un teléfono y hasta un auto usado.
Solo en la última década de ese siglo y la primera del siglo XXI comenzaron a aparecer oportunidades importantes en el sector productivo, incluso mejores pagadas que las del público.
¿Aún existe oportunidad para ascender en Costa Rica?
Es probable que sí, pero es sustancialmente más difícil de lo que era en años pasados.
Hay cuatro razones por las cuales es más laborioso. Primero la calidad de la educación pública ha caído sustancialmente en los últimos 20 años.
Segundo, la deserción escolar es un problema cada vez más apremiante en una época cuando el que no está educado tiene poca o ninguna posibilidad de mejorar su posición y prosperar.
Tercero, es probable que la burocracia estatal se congele en tamaño y posiblemente hasta se disminuya en años próximos.
Cuarto, el sector productivo sí ofrecerá oportunidades, pero es y será más exigente en cuanto al nivel educativo de los que contrate.
Cuando se congeló la movilidad social en Francia en el siglo XVIII el pueblo sacó la máquina del Dr. Joseph Ignace Guillotin y la usó con la mayoría de los gobernantes y también con sus aliados.
Esperemos que nunca lleguemos a este punto en Costa Rica, pero si no se corrigen los cuatro problemas señalados ¿quién sabe lo que pudiera pasar en el futuro?

Carlos Denton
[email protected]