Enviar
Martes 23 Junio, 2015

TLC Corea-Centroamérica, mucho más que solo comercio

Pronto iniciarán las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Corea y los países centroamericanos, la cual será una muy buena oportunidad para Costa Rica y Corea.
Corea posee 50 millones de habitantes y un PIB per cápita de US$25.000, lo que convierte a este mercado en un gran atractivo para productos extranjeros. De hecho, Corea se encuentra plenamente abierta a los productos procedentes de Estados Unidos, Canadá, Australia, Turquía, la Unión Europea, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, Chile y Perú, entre otros países, como resultado de la suscripción de Tratados de Libre Comercio. Además, recientemente ha firmado acuerdos comerciales con Colombia, Vietnam y China, los cuales entrarán en vigor en un futuro cercano.
Para aprovechar aún más las oportunidades que se brindarán al consolidar el TLC Corea-Centroamérica, es necesario un alto nivel de competitividad y un gran esfuerzo por parte de los productores, empresarios y exportadores. Al mismo tiempo, se deben conocer las regulaciones comerciales, los requisitos sanitarios, el proceso de aduana y el funcionamiento de la red de conexiones de importadores coreanos.
Además de los conocidos beneficios del TLC tal como la promoción del comercio a través de las reducciones arancelarias, hay otros efectos que pueden surgir como resultado de este acuerdo y como uno de los principales se destaca: la atracción de inversiones de empresarios coreanos hacia Costa Rica.
Actualmente existen muchas compañías coreanas con la intención de realizar inversiones en el extranjero, sin embargo la información sobre las condiciones que ofrece el mercado costarricense a los inversionistas es escasa y por lo tanto no poseen la confianza para instalar su negocio en el país. Aprovechando el contexto de la negociación del TLC, sería oportuno difundir las características de Costa Rica en materia de IED, ventajas ante otros mercados y buscar la oportunidad de conocer a empresarios, autoridades comerciales y periodistas de Corea.
La subscripción del TLC constituye el escenario ideal para promocionar la imagen de Costa Rica y generar más confianza entre sus socios.
Como resultados del TLC y la atracción de IED, se promovería la instalación en Costa Rica de fábricas extranjeras, joint venture y alianzas en las que los costarricenses puedan trabajar, logren capacitarse y aprendan nuevas tecnologías de producción, que podrán ser aplicadas en futuros emprendimientos y logren establecer sus empresas propias.
Estos efectos se traducirán en la generación de una cadena de atracción de IED, que produciría nuevas fuentes de trabajo, capacitación, transferencia de tecnología y desarrollo de emprendimientos costarricenses. Al mismo tiempo, este proceso de múltiples dimensiones facilitaría, la cooperación industrial y tecnológica entre ambos países.
Es mi deseo que este tratado sea una herramienta para que el fortalecimiento de las bilaterales pueda complementarse de manera exitosa.

Young Wook Chun
Embajador de Corea en Costa Rica