Enviar

Recursos deberán dirigirse en su mayoría a créditos para la producción
Títulos desahogarían banca estatal

• Banca también podrá adquirir deuda subordinada para aumentar capitalización

Wilmer Murillo

[email protected]

Con la intención de robustecer el patrimonio de los tres bancos del Estado, el Gobierno realizará una emisión de títulos en unidades de desarrollo (Tudes) por $117,8 millones.

Los Tudes, una unidad de cuenta que varía con la inflación, tendrán vencimientos diferentes, aunque el promedio será de 8,5 años y no son negociables.

La capitalización de los bancos, que les permitirá expandir el crédito sin afectar su salud financiera, tiene un costo de endeudamiento para el Estado de un 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB).

El próximo lunes el Ministerio de Hacienda enviará a la Asamblea Legislativa el proyecto de ley que autoriza la emisión. Este irá acompañado de una directriz a los bancos para que les den prioridad en el crédito a las actividades productivas generadoras de empleo.

Asimismo, el proyecto contempla una autorización a los bancos del Estado para emitir deuda subordinada como una segunda capitalización.

La deuda subordinada tiene un orden de antelación, de modo que es adquirida por inversionistas con la condición de exigirla después de que el banco haya limpiado todas sus acreencias.

Expertos prevén que sería adquirida principalmente por inversionistas institucionales que hacen reservas para pagos de primas y pensiones.

De hecho, actualmente estos títulos no se venden por medio de la Bolsa y tradicionalmente se les han entregado a las instituciones públicas. El margen de interés de los Tudes es definido por la Tesorería Nacional y depende del plazo de inversión.

Para la capitalización de la banca, los recursos saldrán del superávit financiero acumulado por el Gobierno que en los primeros diez meses del año alcanzó la suma de $235 millones.

Esta suma es 4,5 veces más grande que el superávit acumulado a octubre del año anterior, de acuerdo con datos del flujo de caja a ese mes dados a conocer ayer por la cartera de Hacienda.

Los ingresos crecieron en el acumulado a octubre un 23% ($3.571 millones) contra gastos de $3.296 millones, incluido el pago de intereses.

Sin embargo, los ingresos presentaron una leve desaceleración en su crecimiento, producto de un menor dinamismo de los tributos cobrados en aduanas.

El gasto que más creció a octubre fue el rubro “otros”, donde se incluyen solamente las prioridades del Gobierno central en el campo social y de infraestructura.

Este año el crecimiento en obras de infraestructura será de un 2,4%, por encima del 1% de hace dos años.

Los restantes gastos recurrentes permanecen controlados, creciendo a tasas similares a la de la inflación y el gasto por intereses sigue disminuyendo.

Esta situación de las finanzas, lo mismo que la caída de los precios del petróleo y alimentos permitirán mitigar los efectos de la crisis financiera internacional, comentó Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.

Fuente: Ministerio de Hacienda

Ver comentarios