Foto 1
“Hay una tendencia a adquirir inventario de dólares para cubrir obligaciones futuras bajo la expectativa de que hoy se pueden comprar a un menor precio”, dice Luis Carlos Rodríguez, subgerente de Banco Promerica. Gerson Vargas/La República
Enviar

Usted no debería preocuparse por un incremento en el tipo de cambio, al menos mientras el Banco Central mantenga su política de evitar la volatilidad en el mercado.

Se trata de un valor de ¢555 por dólar para finales del año, lo que significa poco más de ¢5 respecto a la posición actual, algo que ya habíamos dicho el mes pasado en Inversionista.
La venta de dólares que realiza del Banco Central (BCCR) para controlar la depreciación, como parte de su política de mantener la estabilidad del tipo de cambio, es el principal factor detrás de esta expectativa.
Lo hace en el mercado mayorista Monex con las instituciones públicas que más lo demandan, como el ICE y Recope, así como interviniendo directamente en el sistema cambiario.
En las últimas dos semanas, el Central ha intervenido, vendiendo cerca de $45 millones, algo atípico ya que en los dos meses anteriores, su intervención había sido casi nula.
Para ello, el BCCR cuenta con casi $8 mil millones en reservas internacionales, que le dan la posibilidad de continuar con esta acción.
La presión al alza de los últimos tres meses ha venido más que todo de la demanda por dólares de parte de los consumidores minoristas, o sea de las ventanillas.
Es algo que no había sucedido desde febrero de 2014, cuando el tipo de cambio se despegó de la banda de ¢500 por dólar en la que estuvo casi cuatro años.
Actualmente, podría ser atractivo invertir en dólares, ya que los intereses han venido en aumento desde diciembre de 2015.
Mientras tanto, los intereses reales en colones serían más bajos aún, ante la expectativa de una mayor inflación para el cierre del año —algo que se añadiría a la baja de las tasas en colones durante el último año.
Al mismo tiempo, se ve un incremento en las tasas en dólares, por presiones externas.
En este momento, un certificado de depósito a un año plazo ofrece cerca del 2,20%, mientras que en diciembre era un 1,80%.


“Nos parece que al estar disminuyendo el premio por invertir en colones los clientes van cambiando de posición hacia una moneda como el dólar pues no hay tanta justificación para mantener colones con un premio tan bajo”, dijo Ariel Vishnia, vicepresidente de Finanzas, de Banco BCT.
Además, puede existir una percepción de que la depreciación continúe, generando una preocupación para quienes tienen obligaciones en moneda extranjera.
Se estima que cerca de un 40% de los créditos está denominado en dólares, de los cuales el 80% es tomado por no generadores de esa divisa.


CAMBIO DE TENDENCIA


En los últimos tres meses las entidades financieras registran un cambio en el accionar del mercado en las ventanillas, ya que desde junio se compran más dólares de los que se venden, algo que no sucedía desde febrero de 2014.

201609161942470.graf-1.gif

Fuente: Elaboración propia con datos del BCCR


LIGERAMENTE DEPRECIADO


El tipo de cambio en lo que va del año ha tenido poca volatilidad; pero su valor, una ligera depreciación de alrededor del 3%

201609161942470.graf-2.gif

Fuente: Elaboración propia con datos del BCCR


PÚBLICO QUIERE DÓLARES

Lo que ha mostrado el mercado en los últimos meses confirma que son ellos mismos los que están moviendo el tipo de cambio hacia arriba, no el sector público, pero el Banco Central continúa sin dejar que el alza sea considerable.

Luis Carlos Rodríguez

Subgerente Financiero
Banco Promerica

Claramente se ha observado en los últimos tres meses que el tipo de cambio se ha despegado del nivel que ha mantenido por casi dos años, mostrando una tendencia moderada de aumento en el precio del dólar con respecto al colón.
Esta situación normalmente genera varios efectos en el público, hay una tendencia a adquirir inventario de dólares para cubrir obligaciones futuras bajo la expectativa de que hoy se pueden comprar a un menor precio.
Otro aspecto que influye es el nivel de bajas tasas en colones, y la preferencia de los clientes de trasladar sus ahorros a dólares aprovechando que la tendencia al alza mejora el rendimiento en dólares, evitando así la pérdida del poder adquisitivo del colón.
Finalmente, otro tema importante es la expectativa del inversionista sobre la devaluación que pueda tener el colón ante la ausencia de dólares en el país, producto de que este año no hubo emisión de eurobonos por parte del Gobierno y de que el petróleo pueda ajustar su precio al alza.

Adriana Rodríguez

Gerente Análisis Económico
Scotiabank

En la medida en que las tasas de interés en colones han descendido, los inversionistas han descolonizado parte de sus ahorros y retomado las inversiones en moneda extranjera, que han vuelto a exhibir rendimientos positivos, que aunque modestos, cuando se contrastan con las expectativas del tipo de cambio por un lado, y con el deterioro en las finanzas públicas del país por el otro, resultan en una elección por ahorrar o mantener más saldos en moneda extranjera.
Así mismo, los crecientes compromisos adquiridos por deudores en moneda extranjera implican una participación como compradores en el mercado cambiario de individuos que de otra forma no participarían, aumentando la demanda en el sistema, particularmente a finales de mes.
Mientras que por el lado de la oferta, hay un menor superávit de divisas que también ha sido explicado por la época del año, en que los dólares por turismo y contratos agrícolas están en sus temporadas más bajas, y claro está, la ausencia de esos $1 mil millones que llegaron todos los años entre 2012 y 2015.

Amedeo Gaggion

Director de Mercados Globales
Davivienda

El dinamismo observado en el mercado en los últimos meses es una buena señal de que nuestro sistema está en evolución y los movimientos obedecen a las necesidades entre demandantes y oferentes.
El mercado no mostraba mayor volatilidad o movimientos, esto no está en línea con lo que uno esperaría de un modelo de flotación administrada, se veía una administración de la flotación. Puntualmente, en Davivienda, sí hemos observado una disminución en la cantidad de las divisas ofrecidas en el mercado y es lógico, recordemos que solo este año tenemos un faltante de $1 mil millones dado que el Gobierno no captó fondos en el exterior.
De igual consideración vemos que las bajas en las tasas nominales de colones hacen poco atractiva la inversión en dicha moneda, desviando el interés hacia inversiones en dólares.
Llama la atención la sobreestimulación para la colocación de colones, la cual tiene su pros y sus contras, más aún si no se da de una forma natural, generando los estímulos correctos, esto podría traer un impacto significativo en las tasas de interés del mismo colón y del tipo de cambio.

 

Ver comentarios