Enviar
CINE
Tim Burton, el excéntrico que se puso de moda

De la mano de sus personajes tétricos pero sensibles y mundos imposibles con problemas cotidianos, el cineasta Tim Burton ha labrado una carrera de éxito hasta el punto de que los estudios terminaron por perder el miedo a su visión excéntrica y convertirla en una tendencia.
Su próxima película, “Frankenweenie”, fiel a los elementos “burtonianos”, con la muerte como conflicto para contar el drama emocional de un niño que se resiste a aceptar la defunción de su mascota.
“En ciertos aspectos, ha sido mi proyecto más personal”, aseguró el realizador.
“Frankenweenie” supone un regreso a los orígenes para Burton, de 54 años, que casi tres décadas después de imaginar la historia y dibujar en un papel a los protagonistas del filme logró encontrar los apoyos suficientes para sacar el largometraje adelante como siempre había querido: en animación con el método de “stop motion”.
Ya en la década de 1980, Burton había tratado de convencer a Disney, estudio en el que entró a trabajar en 1979, para que produjera “Frankenweenie” como un filme de animación, pero solo consiguió presupuesto para desarrollar un cortometraje de acción real, que estrenó en 1984.
El proyecto quedó sepultado entonces por “Beetlejuice”, “Batman”, “Edward Scissorhands” y otros filmes que siguieron después y donde “The Nightmare Before Christmas” primero y “Corpse Bride” después resultaron un punto de inflexión por confirmar que las rarezas de los mundos imaginarios de Burton eran del gusto del gran público.
La nueva “Frankenweenie” es el primer estreno de una película de animación de Tim Burton con el sello de Disney a pesar de la larga vinculación entre el realizador y el estudio, algo que tendría que haber ocurrido ya con “The Nightmare Before Christmas” en 1993.
“‘Nightmare’ era de Disney pero luego se asustaron de la película y terminó distribuyéndose bajo el sello de Touchstone (filial de Disney)”, comentó Burton, si bien Disney años después rectificó su decisión y amparó el filme bajo su marca.

Los Angeles / EFE
Ver comentarios