Enviar
“Tiger” al acecho
El estadounidense lidera en el Abierto de Estados Unidos, junto a Jim Furyk

Un “Tigre” acecha por el Olympic Club, en San Francisco. Su apellido es Woods y el domingo al término del día sabremos si logró cazar su presa o se quedó con las ganas.
Con más de cuatro años sin levantar un “Majors” su último título fue en 2008 en este Open en Torrey Pines, Tiger Woods está ante la gran posibilidad de acabar con esta sequía y conquistar el Abierto de Estados Unidos.
Para ello tendrá que seguir mostrando su mejor golf, ese que lo hizo grande tiempos atrás y que hoy parece estar muy cerca de volver a retomarlo.
El exnúmero uno del mundo acabó líder el viernes junto a los también estadounidense Jim Furyk y David Toms, al completar en dos rondas uno bajo par de campo.
Sus rondas de 69 el jueves y 70 el viernes lo tienen en lo alto. Su segunda ronda vino de menos a más y logró recuperarse con birdies en los 10 y 12 para seguir metiendo miedo. Mirar el tablero y saber que es Tiger Woods quien se encuentra ahí arriba deja una sensación diferente.
Entre los que le siguen para las dos últimas jornadas se encuentra el norirlandés Graeme McDowell, hombre de cuidado porque ya sabe lo que es celebrar un torneo “Grande”, cuando ganó este mismo evento en 2010.
McDowell está a dos golpes de los punteros, acompañado por Nicholas Colsaerts y John Peterson.
Sin embargo, el acertijo del Olympic Club les ganó la partida a golfistas como Rory McIlroy, Phil Mickleson y Luke Donald, entre los nombres más llamativos, quienes después de 36 hoyos no lograron descifrar y se despidieron con scores casi escandalosos.
El campeón defensor del Abierto de Estados Unidos, Rory, se devolvió a casa con un inusual diez sobre par (73 y 77), donde sumó únicamente tres birdies y 13 bogeys.
Donald, el actual número uno del mundo y que compartió grupo con McIlroy y Lee Westwood, tampoco encontró la solución y sus aspiraciones por obtener su primer Grand Slam se acabaron con un +11 en dos días.
De los tres el único que sobrevivió fue Westwood con todo y sus cinco golpes sobre par de campo, esto gracias a que el corte se estableció en +8.
Por su parte, Mickelson peleó todo el día por esquivar el corte, pero al final se salvó al sumar +7. Se puede decir que el zurdo seguirá en San Francisco después de pasar muchos apuros.
Así, dos días más le quedan a Tiger y demás golfistas para tratar de buscar la gloria en Olympic, que sin duda será recordado como uno de los “Majors” más complicados de los últimos años.

Consulta: www.majorschampionships.com

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios