Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 3 Mayo, 2016

 Vivimos tiempos de cambio y adaptarnos a esos tiempos es duro y difícil como sociedad


Reflexiones

Tiempos de cambio

Como todas las especies animales y vegetales en el ecosistema natural, las sociedades viven de manera permanente en la fricción entre cambiar y adaptarse o retraerse y morir en su ecosistema social. La evolución social y económica se acelera de manera sustantiva en las últimas décadas con los efectos de la revolución en las tecnologías digitales y las nuevas opciones que el mundo de la informática y la robótica nos brinda. En esta segunda década del siglo XXI, el avance en la energía y los vínculos entre esta con los sistemas de transporte y la producción industrial y agrícola, se convertirán claramente en la nueva y retadora etapa de cambios sociales por enfrentar. A lo anterior, se une la ya clara tendencia e interés de los ciudadanos de tener espacios urbanos más limpios y separar los centros de las ciudades de las ruidosas y aglomeradas autopistas, dando mayor espacio a lo que se llama el transporte sostenible.
El cambio social no es fácil y está lleno de piedras y dificultades en el camino. Los pioneros algunas veces deben transitar por el desprecio y la humillación de quienes pretenden saber o querer permanecer con las glorias del pasado. Con el tiempo, el cambio se vuelve inminente y las viejas estructuras se desmoronan, dando paso a nuevas formas y estilos de sociedad. Apropiarse adecuadamente y a tiempo de estos procesos, nos permite adelantarnos en una o dos generaciones a dichas transformaciones que vive el planeta. Una de ellas y quizás de la que deberíamos estar más conscientes es la transformación hacia una economía verde, baja en emisiones. Para ello, debemos empujar con fuerza las transformaciones en el transporte y la economía productiva, agrícola e industrial y de servicios, para convertirla en una economía carbono neutral. Por eso no me siento para nada satisfecho con la actitud del Gobierno de Costa Rica de retroceder en sus metas y de aumentar los plazos, ajustándose a los intereses del conglomerado de los países que firmaron la COP21. Los vínculos sistémicos entre las metas ambientales y los resultados económicos, tecnológicos y sociales son claros y no dejan duda, de que el esfuerzo país debe continuar hacia la carbono neutralidad a la mayor brevedad posible.
Vivimos tiempos de cambio y adaptarnos a esos tiempos es duro y difícil como sociedad. Por eso debemos tener la mejor de nuestras gentes al frente de las instituciones y del Estado, dejar la mezquindad al lado e integrar un gran esfuerzo nacional con lo mejor de nuestra sociedad en los distintos campos, apuntalando las reformas que el país requiere y sin vacilación, ni titubeos, afrontar con valentía las transformaciones del siglo XXI. Se trata entonces de echar a andar la ilusión y poner al frente los intereses de nuestras generaciones futuras y su bienestar. No hacer nada o dejar a los otros que hagan por nosotros nos hace cómplices de los resultados mediocres que seguimos teniendo.

Dr. Leiner Vargas Alfaro
www.leinervargas.com