Enviar
Tiempo para un giro en el rumbo

La recesión mundial que afectó al país nos coloca, en el caso concreto de Guanacaste, ante una paradoja: desarrollo no es automáticamente crecimiento social e inclusión, a menos que el modelo de desarrollo así se lo haya propuesto. Esto se ha comprobado en esa provincia.
La crisis nos proporciona una especie de paréntesis dentro del cual es bueno reflexionar y puede haber la necesaria serenidad para ello, para analizar lo ocurrido y verificar si es necesario reencauzar el desarrollo por una vía más conveniente.
Hoy se ha podido comprobar que el gran auge en los bienes raíces, la construcción, el turismo y los servicios que convirtieron a Guanacaste en corto tiempo en un polo de desarrollo importante en el país, no significó la inclusión de ciertos sectores que siguieron al margen y en muchos casos en peor situación que antes.
Se pensó que el modelo de desarrollo adoptado en la provincia produciría una movilidad social que en realidad no se dio y esa realidad nada tiene que ver con la actual crisis económica.
Por ello, este puede ser un buen momento para que, en medio de la recesión económica que obliga a una especie de parálisis momentánea, y desde una perspectiva más reposada, se analice con detenimiento si la adoptada fue una vía de desarrollo conveniente o si, por el contrario, se debe buscar otra ruta que favorezca el verdadero crecimiento sin exclusiones.
Lo que debe buscarse es un modelo que favorezca el crecimiento de todos los sectores de la sociedad. Que al crecer la economía se garantice que también lo hagan los indicadores sociales mediante un desarrollo sostenible capaz de permear en todos los sentidos.
De lo contrario, aun cuando termine la actual crisis económica, y retorne la posibilidad de un horizonte de pujanza, Guanacaste continuaría siendo, en medio de su desarrollo, una provincia paralizada en su crecimiento social, en su movilidad laboral, en salud, educación, recurso hídrico y en general, en todo lo que garantiza el mejoramiento en la calidad de vida de sus habitantes.
Ver comentarios