Enviar

Construyen planta eléctrica en Jinotega

Ticos alumbran en Nicaragua

Inversión ronda los $43 millones

201308272246410.n3.jpg
El cierre del mercado eléctrico nacional llevó a empresarios nacionales a invertir en el istmo, aseguró Javier Matamoros, gerente de Hidroeléctrica Platanar.Gerson Vargas / La República
Las disputas entre los gobernantes centroamericanos no afectan los negocios.
Si no que lo diga un grupo de empresarios costarricenses que recientemente terminó la construcción de una planta hidroeléctrica en Nicaragua, en conjunto con una compañía hondureña.
Se trata del proyecto Hidro Pantasma, una central que ofrece energía suficiente para abastecer a una población cercana a las 15 mil viviendas.
La inversión en el proyecto alcanzó los $43 millones financiados con un modelo mixto que incluyó aporte del BCIE, la banca nicaragüense y capital de los socios.
El Grupo Saret e Hidroeléctrica Platanar son los nacionales que están detrás del proyecto energético en Nicaragua.
Ambos se fueron en busca de negocios en el vecindario al cerrárseles prácticamente el mercado eléctrico nacional a los inversores particulares.
Fue la semana pasada cuando concluyó la construcción de la planta eléctrica y se iniciaron las pruebas formales.
La planta desarrollada entre costarricenses y hondureños se encuentra en la comunidad de Jinotega, al norte de Managua.
Es un plan pequeño pero la experiencia alienta a los nacionales a explorar negocios en ese país.
Aparte de dotar de energía al norte nicaragüense, los inversores nacionales abrieron unas 150 plazas de empleo en Nicaragua y dejaron recursos en ese país mediante el pago de impuestos al Gobierno central.
Eso no lo pudieron hacer en Costa Rica debido a que se ha limitado la inversión privada.
Primeramente estuvo cerrado para el sector privado durante diez años por un vacío en la legislación que no definió a quién le correspondía dar  concesiones de agua a los nuevos proyectos eléctricos.
Ahora el problema es otro, ya que lo que inhibe a los privados es que ya se cumplió el límite de participación que les permite la ley.
201308272246410.n33.jpg
Aunque los dos últimos gobiernos han presentado propuestas para ampliar la participación particular en el negocio eléctrico, hasta ahora no ha habido consenso en ninguno de los textos que hay en agenda.
Por el contrario, en Nicaragua no solo existen reglas claras para el desarrollo de obras eléctricas, sino que además tiene en marcha una agenda de proyectos de la mano con el sector privado y paga bien la energía que se produce.
Saret es un grupo dedicado principalmente al desarrollo de proyectos de infraestructura con especial énfasis en obras de generación de energía con recursos renovables.
También participa en el sector de la construcción industrial, distribución de acero, parques industriales y zonas francas.
Hidroeléctrica Platanar, por su parte, es un grupo que está integrado por las compañías Saret y Matamoros.
En el país tienen dos centrales hidroeléctricas: Hidroeléctrica Platanar, que genera 15 megavatios, y Desarrollo El General, que produce 40 megavatios.

Danny Canales
[email protected]

Ver comentarios