Sábado 18 agosto 2018

Sábado 18 agosto 2018

Logo Acción en Rusia

Logo Acción en Rusia

Tica cambió la Fuente de la Hispanidad por la Torre Eiffel en celebración del Mundial

Walter Herrera   [email protected] |  Miércoles 18 Julio, 2018

Miles de personas se reunieron al pie de la Torre Eiffel para disfrutar la final ante Croacia. JACQUES DEMARTHON-AFP/La República

Cuando la costarricense Laura Cambronero visitó la Fuente de la Hispanidad en San Pedro para celebrar el pase a cuartos de final de la Selección Nacional de Costa Rica en el Mundial 2014, jamás creyó que volvería a vivir una experiencia similar y tanta adrenalina gracias al fútbol, y menos lejos de su patria, cuatro años más tarde.

El destino y los esfuerzos le dieron a la tica la oportunidad de obtener una maestría en administración en Francia, donde vive desde hace dos años y ahora volvió a celebrar la algarabía mundialista pero esta vez en el país campeón del mundo, como una francesa más.

La tica salió a las calles a celebrar la obtención del título de campeón en el Mundial Rusia 2018, donde Francia venció 4-2 a Croacia en un duelo para la historia.

En cuatro años pasó de aquel recuerdo en la rotonda de San Pedro a los Campos Elíseos en la ciudad del amor.

“Si nosotros como ticos celebramos el pase a cuartos de final en Brasil como si hubiéramos salido campeones del mundo, estar aquí es vivir eso mismo pero multiplicado a la mil. Nunca había estado en un lugar con tantísima gente reunida a la misma vez”, señaló Laura Cambronero, estudiante costarricense quien vive en Francia.

Desde lo alto del apartamento de una amistad pudo observar oleada tras oleada de personas, algunas con sus banderas, otras con sus camisas del equipo, pero todos disfrutando de igual manera en las principales vías parisinas.

“Me identifiqué con el equipo, lo celebré como si fuera una de ellas y como tica, viví cada minuto como si fuera mi país”, añadió.

No obstante, la algarabía aumentó a como calentaba el torneo y la intensidad por alentar al equipo de igual manera.

“Nunca había vivido algo así, fue interesante ver la evolución de la gente y cómo se emocionaban más a como el equipo pasaba de etapa. Todos los días solo se hablaba de eso y creó mucha unión entre las personas”, comentó, a la vez que explicó cómo las personas se reunieron en Champ de Mars, donde se ubica la Torre Eiffel, para observar los partidos.

Estas personas que en su día a día marchaban calladas a su trabajo, se unieron en una sola voz, en un solo abrazo y cantaron el himno (La Marsellesa) para que el mundo entero escuchara el orgullo de ser francés.

“Cuando Francia finalmente fue campeón, la mayoría de personas fueron a los Campos Elíseos a reunirse y celebrar. Sentí que el Mundial les ayudó a sacar ese sentido patriótico y las unió. En París tuvieron que cerrar calles, se podían disfrutar los fuegos artificiales, escuchar los tambores”, concluyó Cambronero quien vivió la celebración en Francia en carne propia.