Enviar
Thompson abandona carrera presidencial

Clinton y Obama se disputan el voto de los afroamericanos de Carolina del Sur


Washington
EFE

El ex senador y actor Fred Thompson abandonó ayer sus aspiraciones para convertirse en el candidato republicano a la Casa Blanca, debido a los pobres resultados que ha logrado en las primarias y los “caucus” de su partido hasta ahora.
“He retirado mi candidatura a la Presidencia de Estados Unidos Espero que mi país y mi partido se hayan beneficiado de nuestro esfuerzo en esta campaña”, dijo el ex actor en un comunicado.
Thompson tomó esta decisión después de perder en las primarias de su partido el pasado sábado en Carolina del Sur, donde logró el tercer puesto, pese a que realizó una intensa campaña.
Para el ex actor, ganar en ese estado era vital para el futuro de su candidatura.
El senador por Arizona, John McCain, ganó en Carolina del Sur, en una reñida contienda con el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, que se quedó a sólo tres puntos por detrás.
En Iowa, otro estado en el que Thompson esperaba triunfar, se colocó también en tercer lugar, por detrás del ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee y el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney.
En su comunicado, Thompson no revela si ahora apoyará a otro candidato de su partido en lo que queda de campaña electoral.
El ex senador apoyó en la campaña de 2000 la candidatura de McCain, quien perdió contra el actual presidente George W. Bush.
Thompson, conocido por el gran público como el fiscal de distrito Arthur Branch de la serie “Law & Order” (“Ley y orden”), anunció oficialmente el pasado 5 de septiembre su candidatura a la Presidencia de Estados Unidos.
La decisión de Thompson se produce pocos días después de que otro candidato republicano, Duncan Hunter, anunció también su renuncia a la carrera electoral tras los resultados obtenidos en los “caucus” de Nevada.
Tras la marcha de Thompson permanecen en la carrera hacia la candidatura republicana a la Casa Blanca Romney, Huckabee, McCain, el congresista Ron Paul y el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani.
Por su parte los candidatos Hillary Clinton y Barack Obama protagonizan una campaña marcada por los ataques verbales a cuatro días de las primarias en Carolina del Sur, donde la mitad de los votantes demócratas son afroamericanos.
Con el ex senador John Edwards solamente como espectador, Clinton y Obama se esfuerzan por disputarse al electorado del Partido Demócrata que el sábado saldrá a votar en Carolina del Sur, una semana después de que lo hicieran los republicanos.
A pesar de que Carolina del Sur es su estado natal, Edwards sigue siendo el tercero entre las preferencias de los demócratas por lo que sus posibilidades de obtener la candidatura de este partido se reducen al mínimo.
La última disputa verbal entre Clinton y Obama se produjo el lunes en el debate por televisión en Myrtle Beach, al norte de Columbia, la capital del estado, cuando ambos se acusaron de “distorsionar la verdad” para ganar terreno político.
“Yo ayudaba a los desempleados de Chicago mientras usted era una abogada corporativa sentada en la junta de directores de Wal-Mart”, acusó Obama a Clinton.
La ex primera dama respondió a los ataques del senador de Illinois destacando que toda su vida ha peleado en contra de las políticas republicanas cuando Obama “practicaba abogacía y representaba a sus donantes de campaña”.
A un lado de ambos rivales, John Edwards trató de calmar los ánimos argumentando que “esta discusión no debería ser un asunto personal, sino lo que es más beneficioso para este país”.
“En algún momento Obama tenía que defenderse de los ataques de Clinton. Este tipo de riñas no benefician a los demócratas, y demuestra a los republicanos que hay divisiones en nuestro partido”, comentó a Efe Conchita Cruz, líder comunitaria hispana.
Conseguir el voto de la comunidad negra es crucial para ambos candidatos, ya que la mitad de los votantes demócratas son afroamericanos.
Una encuesta de la cadena de televisión CNN, que transmitió el debate del lunes, indicó que cerca del 60% de los demócratas negros respaldan a Obama, mientras que el 31% a Clinton.
Según el mismo sondeo, Obama lleva la delantera a Clinton en el segmento de los hombres, con más de 50 puntos, y en las mujeres con cerca del 11%.
Asimismo, encuestas recientes señalan que el voto de las mujeres negras, que representa un tercio de los demócratas, será un factor decisivo, ya que dudan ante el dilema de si votar en función de su raza o a la mujer.
En un centro comercial en Rock Hill, al norte de Columbia, la afroamericana Josy Gosay comentaba con su madre que lo más importante para ella es elegir a un candidato que “resuelva el problema del seguro de salud”.
“Nos agradaría tener un presidente negro. Sería un triunfo para nuestra comunidad, pero no creo que le dejen gobernar, por eso pienso a veces en Hillary, su esposo hizo mucho por nosotros, y está proponiendo su seguro universal de salud”, dijo Gosay a Efe.
En otros temas de importancia para los demócratas en Carolina del Sur está la economía, salud y guerra en Irak.
La experiencia de los últimos años de las primarias en este estado indica que el candidato que triunfe aquí, ganará el apoyo de la mayoría de los 16 estados sureños, con una fuerte presencia de electorado demócrata negro.
Según cifras de la encuestadora Rasmussen, Barck Obama va de primero en la intención de voto demócrata en Carolina del Sur con 44%, Hillary Clinton con 31% y John Edwards el 15%.
Clinton mantenía una sólida ventaja en las encuestas de este estado sureños hasta que Obama ganó los “caucus” de Iowa, un estado predominantemente blanco.
La senadora Clinton no tiene planeado regresar a este estado hasta el sábado, pero su esposo, el ex presidente Bill Clinton, intervendrá en varios actos públicos.
Obama tiene previsto seguir su gira por Carolina del Sur.
Ver comentarios