The Book of Eli: Insufrible parábola del bien y del mal
Enviar
The Book of Eli: Insufrible parábola del bien y del mal



Madrid / EFE


En un afán didáctico un tanto excesivo, “The Book of Eli” o “El libro de los secretos”, se marca una parábola sobre el bien y el mal en la que Denzel Washington se erige como máximo ejemplo de la redención por vía religiosa en una insufrible historia postapocalíptica.
Dirigida por los hermanos Hughes (Albert y Allen), responsables de “From Hell” (2001), “The Book of Eli” se sitúa en un futuro cercano en un mundo arrasado por la fuerza del sol, que ha matado a la mayor parte de sus habitantes y cegado a un buen porcentaje de los supervivientes.
Washington es un duro solitario que protege con mimo un libro que lee cada día y que es su única posesión junto a una espada y un arco con los que no tiene ninguna piedad en matar a cualquiera que le entorpece su camino hacia ninguna parte.
Y ese mismo libro es el objeto de una banda de delincuentes a las órdenes de Carnegie (Gary Oldman), que está obsesionado con conseguir un texto que le va a permitir controlar el mundo y tener toda la sabiduría.
Poco interés despiertan los hermanos Hughes en el espectador por conocer cuál es el libro en cuestión y entre el homenaje a los Western y el aburrimiento que generan tanto la historia como los personajes, transcurre una película que no merece los $80 millones que ha costado producirla.
Terrenos comunes, malos muy malos, personajes estereotipados, planificación simple o excesiva, sin términos medios, y una fotografía que trata de justificar la historia con una presencia continúa de un sol cegador.
Si a eso le añadimos que los actores no se creen sus papeles —aunque Denzel Washington sí parece estar convencido de que aporta algo con la historia— y, sobre todo, la lección de moral que intenta dar, el resultado es bastante mediocre.
Aunque los trailers anuncian una historia de acción envuelta en un aire metafísico, la realidad es que no pasa de ser un cuento para creyentes convencidos porque los descreídos pocos argumentos encontrarán aquí para cambiar de opinión.

Ver comentarios