Enviar
Thatcher de Streep llega envuelta en polémica

Margaret Thatcher fue admirada y odiada a partes iguales por los británicos y la película sobre su vida, protagonizada por Meryl Streep, no ha dejado indiferente a la crítica ni tampoco a los amigos de la exprimera ministra conservadora del Reino Unido entre 1979 y 1990, que la consideran un insulto.
Mientras la imagen de la carismática mandataria de 86 años, retirada de la vida pública por su delicado estado de salud, se encuentra por todas partes gracias a los carteles de la película “The Iron Lady” (la dama de hierro), sus admiradores y detractores han vuelto a abrir el debate sobre su discutido legado.
La crítica coincide en el “impresionante” trabajo de la actriz estadounidense Meryl Street encarnando a Thatcher a lo largo de su vida adulta, pero algunos de sus cercanos han preferido distanciarse de lo que consideran una caricatura.
La cinta, que se estrenará el 6 de enero en el Reino Unido, retrata a una Thatcher anciana, solitaria y afectada por la demencia, mientras intenta recordar episodios de su vida.
En una escena se queja en una pequeña tienda de los precios del siglo XXI y en otro momento aparece despistada y sin darse cuenta de que su inseparable marido, sir Denis, murió.
Amigos y familiares de la implacable mandataria, que gobernó con mano dura el Reino Unido de 1979 a 1990, han calificado el drama dirigido por Phyllida Lloyd, responsable de “Mamma Mia”, como una “fantasía izquierdista”.
Algunos de sus antiguos colegas y compañeros de gabinete han querido distanciarse de la película que recuerda episodios tan polémicos como la guerra de las Malvinas o las huelgas de los mineros, que Thatcher manejó con mano dura.
Lord Bell, un cercano asesor de “la dama de hierro” en los años 80, dijo que no piensa publicitar esta “basura”.
“Su único valor es que Meryl Streep gane dinero. No hará ninguna diferencia en el lugar que (Margaret Thatcher) ocupa en la historia o en lo que consiguió”, se queja el antiguo asesor.
Sin embargo, para Mathew Parris, exdiputado conservador y colaborador de Thatcher, se trata de un historia feminista.

Londres / EFE

Ver comentarios