Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Tengo corazón de salsero tradicional

Carolina Barrantes [email protected] | Miércoles 28 octubre, 2015

Gilberto Santa Rosa interpreta algunos de sus temas conocidos con nuevos arreglos en el montaje Forever Tango. Cortesía Interamericana de Producciones/La República


El montaje Forever Tango ha significado un gran reto así como una gran oportunidad de aprendizaje para que “El Caballero de la Salsa”, Gilberto Santa Rosa.
El puertorriqueño visitará el país como invitado del montaje de Broadway, que se presentará en el Teatro Melico Salazar en noviembre.
El intérprete conversó con Magazine.

¿Cómo ha sido su experiencia en Forever Tango?
Ha sido espectacular, porque nunca había interpretado tangos con una orquesta original de este género y mucho menos con un elenco de bailarines.
Fue una experiencia muy grande de aprendizaje, que refresca tu propuesta y carrera artística. Yo debuté en Broadway con Forever Tango, entonces todo fue muy positivo y ahora tengo la dicha de volver a Costa Rica, donde he hecho presentaciones de diferentes estilos, entonces al final es extraordinario.

El show se estrenó en 1997 y ha tenido mucho éxito. ¿Cuál es la clave según su experiencia?
Es magia lo que tiene. El tango como género no solo es muy interesante, sino también exótico, ya por ahí empieza el atractivo.
Por otro lado, mucha gente cuando va a ver el espectáculo empieza a ver el tango desde otra dimensión, ven a los bailarines y escuchan a la orquesta. Cuando se enfrentan a esa maravilla de arte, es cuando son conquistados.

¿Qué es lo más retador de interpretar los temas?
Adaptarme al tango real, porque yo los había interpretado quizá en una modalidad más liviana, con un matiz de bolero, si acaso los cantaba con un compañero acompañado de una guitarra o el piano.
Pero cuando tienes que entrar al real, musicalmente más puro, es un reto muy grande por el asunto de la sincopa y a eso añádale que yo interpreto música mía.

¿Se considera un artista ecléctico?
Sí y además ese tipo de experiencias sirven para reactivar y descubrir facetas que tienes y a veces ni conoces.

¿Considera que su último disco “Necesito un bolero” es el que le ha sacado su lado más romántico?
No quisiera sonar pedante, pero el tema romántico para mí es un asunto de todos los días. Yo he sido salsero romántico, tengo corazón de salsero tradicional, pero al ser mi música esencialmente romántica mi paso al bolero no es incómodo ni difícil, y si se quiere es un cambio de ritmo, porque la intensidad y la manera de interpretar es la misma.
En ese aspecto me sentí muy cómodo con el disco; el bolero para mí es como un pariente cercano.

Está nominado a un Grammy Latino en la categoría Mejor Álbum Pop Tradicional con dicho material
Me lo tomo con mucho entusiasmo y mucha alegría porque además de ser escogido entre tantas producciones, es una manera de reconocer al resto de personas que trabajan en una producción, porque no solamente cuenta el que canta.