Tenencia de casa propia y con pocos miembros crece
“Se nota que la gente está comprando más y alquilando menos. Este año con los cambios en las políticas de crédito, se nota un mayor interés por la compra”, comentó Jorge Rojas, vocero de Grupo Faro. Gerson Vargas/La República
Enviar

Hogares de uno a tres integrantes aumentaron un 21%

Tenencia de casa propia y con pocos miembros crece

Proporción de viviendas alquiladas disminuyó

Los hogares con pocos miembros, es decir, entre una y tres personas, tuvieron un crecimiento del 21%, si se comparan las cifras de 2014 con las de 2010, según la última Encuesta Nacional de Hogares, del INEC.
En ese periodo, la cantidad de viviendas con pocos integrantes pasó de 672 mil a 817 mil, un aumento del 21%, un factor para considerar por los desarrolladores a la hora de planificar nuevas viviendas.
Por su parte, los hogares con cinco o más miembros disminuyeron de 317 mil a 291 mil, lo que representa una caída del 8%.
Una explicación para este fenómeno es el aumento de los casamientos y uniones, pero con una menor cantidad de hijos.
Por otro lado, los divorcios y separaciones también aumentaron, incluso, como proporción del total, lo que reduce la cantidad de miembros en un hogar.
Durante el mismo lapso, una mayor parte de costarricenses pudo comenzar a pagar una casa propia, y dejar de alquilar.
Esta es una de las causas que incidieron en un aumento en la proporción de las viviendas propias que se están pagando, en detrimento de los alquileres, que han disminuido.
Así, el último año se alcanzó un 10% de viviendas propias que estaban siendo pagadas, y que se suman al 62% de hogares totalmente pagados, un aumento considerable del 8%, con respecto a 2010.
A la vez, las viviendas alquiladas bajaron de un 20,5% a un 19%.
Esto también es un llamado de alerta para quienes deciden invertir en una vivienda para alquilar.
La razón se debe, en parte, a que los sectores de ingresos altos y medio-altos tuvieron un crecimiento real de sus ingresos de un 2% y 6%, respectivamente, durante el periodo 2010 – 2014, es decir que, descontada la inflación del periodo, sus ingresos crecieron.
Otra explicación se puede encontrar en una mayor cantidad de profesionales respecto a 2010, con mayores ingresos, que pueden acceder a un crédito de vivienda.
“Se nota que la gente está comprando más y alquilando menos. Este año con los cambios en las políticas de crédito, se nota un mayor interés por la compra. Se trata de familias pequeñas. Recién casados, parejas o familias con un hijo o con planes de expandir la familia son los que están comprando casas nuevas”, comentó Jorge Rojas, vocero de Grupo Faro, compañía dedicada a la construcción de proyectos urbanísticos.
Sin embargo, el correr del tiempo no fue beneficioso para todos.
El déficit habitacional se hizo notorio en las clases más bajas, al haber aumentado la cantidad de viviendas en precario de 10 mil a 14 mil, alcanzando el 1% del total de viviendas en 2014, contra el 0,8 de 2010.
Una de las razones es la caída del ingreso real de los sectores más humildes.
Durante el periodo analizado, los sectores de ingresos bajos sufrieron una pérdida del poder adquisitivo del 14%, al pasar de un promedio de ¢230 mil a ¢199 mil mensuales por hogar.

 

Javier Adelfang
[email protected]
 

Ver comentarios