Enviar
"Tendremos que ajustar el cinturón para gastar menos"

• Seguir de cerca lo que pase con el tipo de cambio será necesario si se quiere saber qué podría pasar con las tasas de interés durante los próximos meses


Betzi Villalobos
[email protected]

Después de que el precio de la divisa estadounidense se ha movido hasta ubicarse en el techo de la bandas, el Banco Central ha dicho que podría continuar aumentando las tasas de interés.
Esta información ha generado que en el mercado se empiece a hablar de que se podría llegar a tasas reales positivas antes de concluir el presente año, no obstante, el panorama aún no es muy claro con respecto a este tema, esto principalmente después de que el Banco Central cambiara sus expectativas de inflación a 14%.
En ese sentido Félix Delgado, economista, describió la necesidad que tendrá el deudor de ahora en delante de caminar con mayor precaución.


Se ha empezado a hablar de que las tasas de interés podrían subir con el objetivo de llegar a niveles positivos en términos reales, ¿considera usted que esto se logre durante el presente año?
Es difícil tener una idea clara al respecto, porque dependerá mucho de cómo se desarrollen las actividades en el mercado cambiario. Si continuaran las bandas con el tipo de cambio pegado al techo y sin ajustes adicionales a ese techo, es probable que el ajuste de las tasas de interés para llegar a ser positivas en términos reales, tome al menos 12 meses más. Pero si hay desenlaces más fuertes en el mercado cambiario, con depreciaciones importantes en los próximos meses, eso podría precipitar el ajuste al alza de las tasas.

¿Qué repercusiones tendría esto para el mercado financiero y su impacto sobre la economía?
Un aumento moderado en la morosidad de las carteras, particularmente las más nuevas, con el alza del crédito de casi el 40% el año pasado. Pero no veo nada que ponga en riesgo al sistema bancario.
En la economía habrían de moderarse el gasto y las importaciones; en consecuencia, habría también moderación de la actividad económica.

Los rendimientos reales negativos han sido un dolor de cabeza para los inversionistas. Ante el cambio en las tasas, ¿qué variantes podrían observarse en las estrategias de inversión?
Hay inversionistas de inversionistas. Lo que usted menciona ha sido un dolor de cabeza para quienes ahora viven en proporción importante de los intereses. Para quienes todavía estamos en el mercado laboral y tratando de hacer una reserva para el retiro, sabemos que estos son temas de largo plazo y que eventualmente las aguas vuelven a su nivel y los fondos continúan acumulándose a tasas adecuadas, una vez pasado el “chaparrón” actual de tasas bajas. No hay una respuesta única para las estrategias de inversión, porque dependen del objetivo y por tanto, del plazo al que se hagan.

La noticia no es alentadora para la gran cantidad de personas que adquirieron créditos durante el último año, ¿qué cambios podrían experimentar las finanzas de los deudores?
Desde hace mucho rato se insiste, de hecho lo recuerdo desde hace casi diez años que formé parte del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero, que hay riesgos mayores cuando tomamos préstamos absorbiendo el riesgo cambiario, es decir, cuando nos endeudamos en dólares sin que generemos ingresos en esa moneda.
También hay más riesgo cuando tomamos crédito con capacidad de pago en el filo de la navaja en cuanto a la tasa de interés que soportamos. En la medida en que las tasas suben, tenderíamos a endeudarnos menos. Si ya lo estamos, tendremos que ajustar el cinturón para gastar menos en otras cosas, en la medida en que nos interese resguardar nuestro crédito y por ello prefiramos no quedar mal con los bancos.


¿Qué recomiendan a las personas que actualmente se encuentran endeudadas?
Es poco lo que uno puede recomendar a alguien que ya esté endeudado. Quizá pensar en la posibilidad de pasar su deuda de dólares a colones, si fuera el caso.
Pero las tasas de interés en colones tenderán necesariamente a subir, y en un ambiente de tasas de interés ajustables la ganancia neta de este cambio puede contrarrestarse. Hay costos de transacción involucrados como comisiones bancarias o diferencial cambiario que obligarán a afinar la punta del lápiz. En general será necesario que la gente sea más prudente con su gasto, porque la época de buenos ingresos y de capacidad de consumo amplia se termina y esto amerita sensatez.
Ver comentarios