¿Tendrá pensión cuando se retire?
Enviar
• Régimen de pensiones debe tomar decisiones que le afectarán a usted
¿Tendrá pensión cuando se retire?
• Expertos no cuestionan fecha sino que envejecimiento de la población presionará más los fondos de retiro

La cuestión de fondo no es si el colapso será en 2025 o en 2038, sino que se acerca la fecha en que el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), para el cual cotizan la mayoría de los ticos y que administra la Caja Costarricense de Seguro Social, será insostenible financieramente.
Por ello, los cotizantes se preguntan si habrá fondos para ellos cuando se retiren. Expertos explican que es posible hacer sostenible el sistema pero hay que hacer cambios y pronto para que sean menos “dolorosos” para todos.

La principal razón del deterioro del régimen del IVM es muy conocida: muchos pensionados versus pocos cotizantes, dado la tendencia nacional de tener menos hijos.
Otras razones que se suman son el impago de las empresas del Estado al IVM, las cuales, según el artículo 78 de la Ley de Protección al Trabajador, deberían girar anualmente un porcentaje de sus utilidades.
Además, la morosidad de patronos y obreros y las pérdidas en rentabilidad de todos los fondos en que se invierten las pensiones durante la época de crisis de 2008, que produjo una reducción en los fondos de pensiones latinoamericanos de aproximadamente $52 mil millones, muestra lo debilitado del sistema.
Todo lo anterior significa que a quienes les faltan 20 años para pensionarse verán problemas en el desembolso del dinero de su retiro que está en el IVM.
Sobre los problemas secundarios, INVERSIONISTA realizó un sondeo la semana pasada en varias de las entidades (como los bancos estatales y el INS) que tienen, por ley, que trasladar 15% de sus utilidades al IVM de a Caja, y al cierre de edición ninguna había dado respuesta al respecto.
Tras numerosas gestiones de la Caja ante diversas instancias (la más reciente ante la sala constitucional) no hay registros de que se estén girando los dineros para fortalecer un régimen que cada día carga con más pensionados.
Pero para el problema mayor, el envejecimiento de la población, los expertos reconocen que cualquiera de las soluciones propuestas será impopular dado que afectan fuertemente a cotizantes o pensionados.
Esta es la opinión que comparten los economistas e investigadores Pablo Sauma, miembro de la comisión de notables de la Caja, y Leiner Vargas, quien se desempeña en el Centro de Investigación en Política Económica (Cinpe) de la Universidad Nacional.
Ante todo, ambos analistas recomiendan validar los datos para saber cuánto dinero hay y cuanta gente se pensiona con ese dinero.
“Hay que hacer un tercer estudio actuarial para tomar las decisiones porque el comportamiento de la población cambió y eso es una realidad”, dijo Sauma.
La primera de las medidas propuestas por ambos es aumentar la edad de retiro. Costa Rica es reconocida como un país de alta longevidad por lo que pagar pensión desde menos de los 65 años se hace cada vez más oneroso.
La segunda tarea es reducir los beneficios de las pensiones, podría ser en monto o en años. Y como una variación de esta última estaría eliminar ciertos privilegios que tienen algunos sectores a la hora de calcular su pensión.
Estas medidas definitivamente afectará a los mayores, pero las generaciones jóvenes son las que actualmente cargan con el mayor peso de pagar las pensiones.
“Esto no creo que se dé en este Gobierno”, dijo Vargas, quien asegura que el Ejecutivo está muy enfrascado en el proyecto fiscal como para atender otros temas.
Por el lado de los jóvenes aportantes la respuesta sería aumentar el monto de las cuotas, pero esta afectaría tanto a patronos como a empresas y se podría dar un efecto negativo en la contratación de personal dado que podría empujar a muchos asalariados a la informalidad.
“Queda demostrado que contar con niveles de aportes más altos no es suficiente para que el sistema alcance mejores tasas de reemplazo. Se pudo observar que siendo el sistema costarricense el que posee la tasa de contribución sobre el salario más baja en relación con los países estudiados, su tasa de reemplazo es superior a la de otros”, explica el estudio realizado por Fabio Durán, funcionario de la Organización Internacional para el Trabajo (OIT), y Hernán Pena, consultor de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
Por ello el fortalecimiento no solo debe venir desde el gestor del régimen sino desde una visión integral donde el Ministerio de Trabajo apoye con mercados laborales más formalizados, desde el punto de vista de seguridad social; mayor desarrollo jurídico e institucional de la seguridad social, y que cuentan con sistemas de inspección y recaudación altamente organizados y eficaces.
“Lo que sí es cierto es que las pensiones hay que darlas, solo que tenemos que decidir si queremos que sea el Gobierno o un sistema solidario y autosostenible como hasta ahora”, dijo Sauma.




Carolina Acuña
[email protected]


Ver comentarios