Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 14 Mayo, 2013

La ética se convertirá en la disciplina más importante de cara a sus colaboraciones con otras ciencias sociales, por supuesto la más arrogante de todas, la economía


Reflexiones

Tendencias a futuro

En un mundo global donde la única constante es el cambio, el conocer; ¿hacia dónde vamos como sociedades?, es quizás una de las principales herramientas para abordar una visión de futuro, no solo como empresas, organizaciones y personas, sino en el agregado, como nación.
Es por eso que he decidido escribir esta columna sobre un libro que me ha impactado bastante y que tal vez sería bueno compartirlo, quizás nos hace falta como sociedad algo de futuro para olvidarnos de los avatares y pequeñeces del presente. Se trata de una pincelada del libro “Future Files” de Richard Watson, un autor inglés que merece leerse.


Quiero enfatizar en las tendencias descritas para el tema de ciencia y tecnología; a saber, el desarrollo de la nanotecnología, la biotecnología, la robótica y las máquinas emocionalmente inteligentes, junto con algo que sin duda es una realidad, una nueva preocupación por la ética de la ciencia.
Sin duda alguna, el desarrollo de estas nuevas tendencias tecnológicas y sociales está creando un antes y un después para las empresas y las industrias, en todos los campos del conocimiento.
El desarrollo de nuevos productos, nuevos materiales y nuevas formas de producción va a transformar el ser y hacer de los negocios. De igual manera, los países y sus instituciones “reglas del juego” van a cambiar de manera sustantiva.
Cómo agarrarse fuerte en este nuevo huracán científico y tecnológico es algo que debe ocuparnos como sociedad. Debemos entender que si queremos entrar de lleno a las industrias modernas y competir en la carrera del desarrollo de los próximos 30 años, debemos invertir en serio y sin temores en las nuevas disciplinas científicas y tecnológicas, ser capaces de comprender y convivir con nuevas formas de entender la vida, la sociedad y la ética de nuestra existencia. Es tan cierto, como lo planteado en sus columnas por el profesor, presbítero y amigo, Jorge Chaves, la ética se convertirá en la disciplina más importante de cara a sus colaboraciones con otras ciencias sociales, por supuesto la más arrogante de todas, la economía.
Ciertamente nuestra sociedad ha sido medianamente exitosa en enfrentar hasta ahora los embates de su desarrollo, pero al mirar la desidia y la inmovilidad que nos ahogan, creo que debemos darnos el chance de pensar a futuro y con la mirada al horizonte.
Las oportunidades de formar parte de esas nuevas formar de vivir, de hacer, de ser y de pensar están claras, los riesgos de seguir ofuscados amarrándonos los cordones de los zapatos, no nos permiten caminar y mucho menos correr.
Es tiempo de hacer un alto y de confiar, es tiempo de aprender a escuchar y dialogar, se hace necesaria una nueva utopía que nos permita volver a creer y construir la nueva economía y sociedad de futuro.


Leiner Vargas Alfaro

[email protected]