Temporada alta complica cancelaciones de Delta
Foto Bloomberg
Enviar

Ha sido un verano complicado tanto para las aerolíneas de Estados Unidos como para los pasajeros: dos de sus cuatro grandes operadores sufriendo el colapso de sus sistemas el mes pasado. Julio y agosto son la temporada más alta para las aerolíneas en términos de carga de pasajeros, lo que hace que el tipo de fallo de sistema que afectó a Delta Air Lines sea más difícil de navegar debido a que casi todos sus vuelos están llenos.

Los problemas informáticos hicieron que Southwest, con base en Dallas, cancelara más de 2.300 vuelos del 20 al 24 de julio, y que Delta, con sede en Atlanta, tenga hasta el mediodía del martes poco más de 1.500 vuelos cancelados, y es posible que haya más además de las demoras. La compañía dijo que había cancelado 300 vuelos hasta el martes por la mañana para ayudar a "reiniciar" su operación.

"Estamos haciendo todo lo posible para regresar a la normalidad, pero todavía esperamos retrasos y cancelaciones adicionales", dijo el vicepresidente sénior de Delta en una declaración.

En el caso de Southwest, la falla parcial de un router el 20 de julio le costará decenas de millones de dólares, de acuerdo con un ejecutivo de la compañía. Delta aún tiene que compartir un estimado de lo que le costará la falla, aunque es muy probable que el daño sea superior al de Southwest. En una nota a sus clientes el martes, Buckingham Research Group dijo que las fallas en sus sistemas eléctricos fueron "un acontecimiento único fuera del control de la administración, desde su punto de vista.

En consecuencia, es posible que el seguro cubra una parte, o quizá todo, el costo" escribió el analista Dan McKenzie. La firma no ajustó sus estimados de los resultados del tercer trimestre de la aerolínea.

Así que, al final, después de días de cobertura mediática y declaraciones de calamidad global, el daño financiero a las aerolíneas será mínimo. A pesar de la impotencia y la rabia experimentada por miles de pasajeros varados, y los juramentos de ‘Nunca más volaré con esta aerolínea de nuevo’, la realidad es que volverán a hacerlo.

"El público viajero tiene memoria a corto plazo y, a menos de que Delta convierta esto en un hábito, la compañía saldrá ilesa", dijo David Primo, profesor asociado de administración en la Simon Business School de la Universidad de Rochester.


Ver comentarios