Enviar
Telefónica negocia compra de la brasileña GVT

Telefónica SA, en tamaño la segunda compañía de telecomunicaciones de Europa, ofreció comprar GVT (Holding) SA por unos 2.550 millones de euros ($3.470 millones), más de lo que Vivendi SA había licitado por la empresa brasileña.
Telefónica está dispuesta a pagar 48 reales ($27,3) por acción en efectivo por GVT, dijo la compañía con sede central en Madrid. Esto es cerca de un 14% más que los 42 reales por acción, o $3.000 millones, que Vivendi, dueña de Maroc Telecom y la operadora francesa de telefonía móvil SFR, ofreció el 8 de septiembre por la compañía telefónica con sede en la ciudad brasileña de Curitiba.
La maniobra es un ejemplo del aumento de la competencia por la adquisición de activos en los mercados emergentes, donde el crecimiento es más rápido que en las economías desarrolladas de Occidente. También quizá demuestre que Telefónica, la cual tiene una filial brasileña, Telecomunicaçoes de Sao Paulo, está protegiendo su coto en el país sudamericano.
“Telefónica está haciendo una contraoferta muy fuerte al planteamiento de Vivendi con esto”, dijo Andrew Hogley, analista de Execution Ltd. en Londres. “Telesp es uno de los activos más importantes de Telefónca en América Latina, y está concentrada en la región de Sao Paulo. GVT es fuerte en otras partes”.
La portavoz de Vivendi, Solange Maulini, se negó a hacer comentarios sobre la oferta de Telefónica y sobre si la compañía francesa planea presentar su propia contraoferta.
La oferta de Telefónica hizo subir las acciones de GVT al precio más alto desde que empezaron a cotizarse en Sao Paulo hace más de dos años. GVT subió un 15% a 46,90 reales a las 12:38 hora de Nueva York y cerró a $46,52, con un alza de un 13,74 %.
Vivendi dijo el mes pasado que había firmado un acuerdo con los accionistas controlantes de GVT, Swarth Group y Global Village Telecom (Holland) BV, que le permitía hacer una “oferta amistosa de presentación de acciones”. La oferta de Telefónica “no fue solicitada”, dijo el vocero de la compañía española, Miguel Ángel Garzón.
“En el pasado, la gerencia de Vivendi ha demostrado que es disciplinada”, dijo Claudio Aspesi, analista de Sanford C. Bernstein en Londres. “Uno esperaría que evitaran una guerra de ofertas, especialmente por activos en un país que no es estratégico para ellos”.

Bloomberg, Madrid
Ver comentarios