Enviar
Tecnología será prioridad para el desarrollo

La Unión Europea (UE) y Latinoamérica incrementarán su cooperación en innovación y tecnología para potenciar el desarrollo sostenible y la inclusión social, uno de los puntos principales que contempla el plan de acción trianual que aprobaron en la VI cumbre euro-latinoamericana.
Este programa, aprobado como un anexo de la Declaración de Madrid por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y América Latina y el Caribe, identifica seis áreas prioritarias en las que los dos bloques colaborarán en proyectos conjuntos entre 2010 y 2012.
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, indicó en la ceremonia de clausura de la cumbre que el plan será una “hoja de ruta clara para el futuro de la asociación, el mejor instrumento para darle un seguimiento adecuado”.

Ciencia, investigación, innovación y tecnología

El primer punto del plan consiste en desarrollar un “área del conocimiento euro-latinoamericana” mejorando la cooperación en materia de investigación e innovación y con vistas a reducir la brecha digital.
Para ello, proponen incrementar los intercambios universitarios y entre centros de investigación, emplear las tecnologías de la información y la comunicación en las administraciones y los servicios de salud y educación, animar a los investigadores a volver a sus países de origen, compatibilizar leyes en el ámbito de las comunicaciones electrónicas y mejorar los contenidos digitales.

Desarrollo sostenible, medioambiente, cambio climático, biodiversidad, energía

Las partes se comprometen a reforzar su cooperación en la gestión de desastres naturales y reducción de riesgos medioambientales, y a intercambiar más información sobre las consecuencias del cambio climático y de la pérdida de biodiversidad.
También proponen coordinar actividades para reducir las emisiones de CO2 y aquellas que genera la deforestación, y desarrollar proyectos en al ámbito de las energías limpias y el ahorro energético.

Integración regional e interconectividad para promover la cohesión e inclusión social

La UE y América Latina y el Caribe abogan por movilizar los recursos financieros necesarios para desarrollar infraestructuras y redes que favorezcan la integración regional y la inclusión social.
Para ello, proponen emplear el fondo de inversión para América Latina que se ha creado en esta cumbre, que se espera que sirva de palanca para movilizar recursos de instituciones financieras para invertir en redes de transporte o telecomunicaciones o en fuentes de energía renovables, entre otras áreas.

 Migración

Ambas partes destacan la importancia de seguir reforzando el “diálogo estructurado y global sobre migración” que iniciaron en junio del pasado año, y que pretende identificar los retos pero también las oportunidades de este fenómeno, así como promover el total respeto de los derechos humanos en este ámbito.
Así, proponen promover la cooperación técnica entre los países de la UE y de América Latina y el Caribe a fin de intercambiar información sobre flujos migratorios, adoptar medidas para que las remesas se realicen con más seguridad y transparencia, y apoyar a los grupos más vulnerables como pueden ser las mujeres y los niños, para subrayar “el vínculo positivo entre migración y desarrollo”.

Educación y empleo para promover la cohesión y la inclusión social

La UE y Latinoamérica establecerán un diálogo regular bi-regional sobre educación y empleo con vistas a fomentar un acceso equitativo a la educación superior, promover la movilidad de estudiantes y profesores, impulsar la formación técnica y vocacional en función de las necesidades del mercado laboral y de los objetivos de desarrollo de cada país y evitar la fuga de cerebros.
También se proponen poner en marcha programas para que los jóvenes accedan a empleos “decentes, dignos y productivos”, y reducir la discriminación de las mujeres en el trabajo.

El problema mundial de la droga

La UE y Latinoamérica se muestran unidas en la lucha contra las drogas, de acuerdo con el principio de “responsabilidad compartida” (producción-consumo de estas sustancias) y en conformidad con la ley internacional.
Se comprometen a incrementar sus esfuerzos conjuntos y a intercambiar información sobre la reducción de la demanda y el suministro de drogas, el ámbito jurídico y aduanero, los vínculos entre la droga y el tráfico de armas y municiones, el blanqueo de dinero, programas de rehabilitación para drogadictos o el impacto del cultivo de estas sustancias en el medioambiente.

Madrid /EFE


Ver comentarios