TEC ofrece maestría en Ingeniería Vial
Enviar

201602042121170.recuadro-6.gif
Los ingenieros civiles, en construcción o puertos ya no deberán viajar fuera del país para profesionalizarse en gestión vial, ya que el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) abrió una maestría en esta especialización.
El posgrado tiene como finalidad responder a la demanda de profesionales preparados para la solución de los problemas que aquejan al país y la región en cuanto a la infraestructura de carreteras.

Esta es la primera vez que esta maestría se ofrece en el país, aun cuando no es nueva en otras universidades latinoamericanas.
La Escuela de Ingeniería en Construcción llevó a cabo un estudio de mercado que confirmó la alta expectativa por profesionales en este campo.
“Nuestro país sufre de una inadecuada gestión y administración de los recursos destinados al mejoramiento de la red vial, así como una toma de decisiones poco eficiente al seleccionar la mejor estrategia de solución a un problema técnico”, dijo Milton Sandoval, director de la carrera.
El programa es impartido bajo una modalidad profesional con horario flexible, para quienes ya ejercen de forma activa en el campo laboral, y una académica para graduar investigadores y formadores de las futuras generaciones de ingenieros.
Ambas modalidades son bimestrales intensivas y requieren llevar un curso a la vez, con dos sesiones semanales de cuatro horas cada una.
La primera generación de 24 másteres se graduó el año pasado, y en la actualidad la carrera cuenta con 22 estudiantes y un grupo de 11 funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).
Los egresados pueden laborar como consultores, inspectores de obras viales, gerentes de planificación y gestión vial, directores de proyectos o asesores en gestión vial.
Además del MOPT, el Consejo de Seguridad Vial, el Consejo Nacional de Vialidad y varias municipalidades y empresas privadas, han mostrado su interés en el programa, señaló Sandoval.
La expectativa es que los graduados en esta maestría cuenten con las herramientas para solucionar problemas que aquejan a la infraestructura vial nacional y cantonal.
Ejemplo de ello son el puente de la platina, sobre el río Virilla, y el puente sobre el río Tárcoles en Orotina.
Un inventario realizado en enero de 2006 por la Dirección de Planificación Sectorial del MOPT, reveló que a lo largo de las carreteras nacionales hay 1.338 puentes, de los cuales el 79% son estructuras de concreto.
De igual modo, las vías costarricenses muestran problemas estructurales graves, según estudios recientes.
La red vial nacional se compone de 7,5 mil kilómetros, distribuidos en rutas primarias, secundarias y terciarias, en tanto que la cantonal tiene una extensión de más de 32 mil kilómetros, entre calles urbanas, caminos vecinales y caminos no clasificados.


Ver comentarios