Enviar
Martes 10 Febrero, 2015

Cabe hacer precisiones para una mejor comprensión de parte de los ciudadanos en general sobre tema de tanta importancia (tarifas eléctricas) en la vida nacional


Tarifas estables a favor del consumidor final


La Cámara de Industrias objetó el ajuste de tarifas eléctricas con el alegato de que provoca perjuicios a las empresas y las inversiones.
Cabe hacer precisiones para una mejor comprensión de parte de los ciudadanos en general sobre este tema de tanta importancia en la vida nacional.


Con la solicitud de ajuste de tarifas eléctricas ordinaria que por ley el ICE presenta, se busca garantizar la estabilidad de dichas tarifas a lo largo del tiempo conforme al compromiso suscrito en conjunto con el Poder Ejecutivo.
El propósito es mantenerlas estables hasta diciembre del año 2015.
La última petición del ICE se explica de la siguiente manera: para el suministro de electricidad a todo el país durante 2014 y 2015 se contrataron 220 megavatios adicionales a generadores privados por ¢26.705 millones.
Esos pagos representaron ¢65.734 millones en 2014 y aumentará a ¢92.439 millones en 2015.
A ello se sumarán importaciones proyectadas para el presente año por un monto de ¢13.165 millones, en el tanto esa energía resulte más barata comprarla al extranjero que producirla con combustibles fósiles.
En resumen, el aumento total resultante de 39.870 millones en la tarifa ordinaria del ICE se verá compensado con una disminución en la compra de combustibles fósiles para generación.
Los combustibles son el segundo componente del precio final de la electricidad, según la fórmula del Costo Variable de Combustible (CVC), el cual pasará de ¢128.881 millones en el año 2014 a ¢60.047 millones en 2015.
Esa diferencia de ¢23.964 millones aplica a favor del consumidor, según lo resuelva la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), entidad responsable de fijar las tarifas.
Es importante mostrar como ejemplo que un cliente industrial o comercial con un consumo mensual de 3 mil kWh, en el mes de julio 2014 pagaba ¢137/kWh, en octubre disminuyó el precio a ¢132/kWh y en enero 2015 bajó nuevamente a ¢126/kWh; una disminución acumulada de cerca del 8%.
De manera similar, para el caso de un cliente residencial con un consumo de 200 kWh mensuales, en el mes de julio 2014 pagaba ¢91/kWh, en octubre ¢88/kWh y en enero 2015 un precio de ¢83/kWh; una disminución acumulada de cerca del 9%, por lo que el compromiso del ICE de mantener una tarifa estable por 18 meses, se mantiene.

Francisco Garro

Director Planificación Financiera, ICE