Tarifa dinámica pone en aprietos a Uber en Estados Unidos
Enviar

Uber no puede exigir a un cliente de Connecticut, que acusa a la compañía por manipulación de precios, a resolver la lucha en un arbitraje, según dictaminó un juez federal en uno de los varios casos que desafían los esfuerzos de la compañía para enviar a las disputas de todo tipo lejos de las salas de audiencia.
Se trata del alza que aplica la empresa en las horas de mayor demanda, donde el precio por un viaje puede ser hasta tres veces más caro de lo usual, en algunas ocasiones.
Jed Rakoff, juez del distrito de Manhattan, dijo el viernes que el acuerdo del usuario en línea de Uber no proporcionó a Spencer Meyer la suficiente antelación de su política de arbitraje para que sea vinculante.
En otros estados, Uber ha tratado de hacer cumplir sus acuerdos de arbitraje con los conductores. Incluso, un juez federal de San Francisco está considerando la posibilidad de aprobar un arreglo de la compañía por $100 millones de dólares con los conductores de California y Massachusetts, en un acuerdo para dejarlos como contratistas en lugar de empleados y también dejaría la disposición de arbitraje en su lugar.
Una agencia de California dijo el viernes en un comunicado que las reclamaciones basadas en violaciones de las leyes laborales contra Uber ascienden a más de $1.000 millones en sanciones, bajo el estatuto único de "cazarrecompensas". Como parte del acuerdo, un abogado de los conductores y Uber rebajaron los reclamos a $1 millón.
La Agencia de Trabajo y Desarrollo Laboral de California, dijo el viernes que no había "ninguna razón" para asignar $1 millón por esos reclamos, según el documento. La constatación de la agencia puede dar al juez de California una razón para negar la aprobación del acuerdo.
"El juez tiene amplia discreción para rechazar el acuerdo," dijo James Evans, un abogado que defiende a las empresas en caso de demandas de empleo. "El escrito del Estado le podría dar motivos adicionales para obligar a las partes a volver a la mesa de negociaciones - pero él no lo necesita".
En el caso de Nueva York, Rakoff dijo que Meyer se registró en Uber en octubre de 2014, utilizando un teléfono inteligente Samsung. El formulario de inscripción incluye el texto "Al crear una cuenta Uber, usted está de acuerdo con los Términos de uso y política de privacidad", según el juez.
El formulario no requiere que los usuarios den clic a los "Términos de Servicio y Política de privacidad" para registrarse.
Los usuarios que han hecho clic en el enlace fueron llevados a "nueve páginas de lenguaje altamente legalista que no podía ser entendido por un consumidor ordinario", dijo Rakoff.
La cláusula de arbitraje, que incluye una renuncia al derecho a demandar en la corte, estaba en la parte inferior de la página 7, dijo.
Rakoff dictaminó que el proceso de registro no proporcionó suficiente antelación a Meyer.



Ver comentarios