Enviar
Tarantino hoy en carteleras costarricenses

Inventarse el devenir de la Segunda Guerra Mundial es una osadía que solo Quentin Tarantino podía perpetrar y “Bastardos sin gloria”, tan descabellada como brillante, llega hoy a la cartelera tica dispuesta a demostrar que la mejor historia era otra que nunca nos contaron.
Los malabares tarantinianos giran esta vez alrededor del homenaje extremo al cine, hasta el punto de que la historia se subyuga a este arte. Desde que Hitchcock decidió matar a la protagonista de “Psicosis” en la primera media hora de película, nadie había conseguido jugársela al espectador como Tarantino.
La excusa para esta elaboradísima burla a todo y a todos es un batallón de judíos americanos, encabezados por Brad Pitt, que llegan a la Francia ocupada con la intención de matar a cuantos más nazis mejor.
El cine bélico acaba convirtiéndose en comedia de situación, y el conflicto de personajes en el toque fundamental de toda receta tarantiniana: el espagueti western. Y desde luego, esos diálogos que han hecho famoso a su autor en el mundo entero.
Christoph Waltz es el actor que encarna a un sádico pero políglota y encantador cazajudíos dispuesto a dinamitar con sus diálogos cualquier tipo de lógica sentimental.
El intérprete austriaco, que ganó un merecidísimo premio de interpretación en el pasado Festival de Cannes, convierte a “Bastardos sin gloria” en un vehículo para su exclusivo lucimiento.
Pero el ingenio con que Tarantino ha conseguido regar su amplio metraje —153 minutos— hacen que esta último descubra a su director en mejor forma que nunca. Excelente.

Madrid
EFE

Ver comentarios