Enviar

Alrededor de 150 centros de servicio automotor, doméstico e industrial utilizan equipos para tratamiento de gases refrigerantes
Talleres mitigan emisiones en capa de ozono

• Capacitación y donación de equipos asciende a $200 mil

Krystal Echeverría
[email protected]  

Los centros productores de equipos refrigerantes del sector automotor, doméstico e industrial, dieron un giro a sus prácticas y se alinearon a favor del ambiente y la conservación de la capa de ozono.
Con una inversión de $200 mil, el proyecto para disminuir los contaminantes ha logrado capacitar y equipar debidamente a alrededor de 150 talleres en el territorio nacional, los cuales se han sumado al proyecto por iniciativa propia.
Las empresas participantes cuentan con equipo especializado que permite la evacuación de gases refrigerantes sin que se lancen al aire, por lo que disminuye la emisión de fluidos refrigerantes clorofluorocarbonados, más conocidos como CFC.
Las acciones tomadas por parte de los centros de servicio responden al Protocolo de Montreal impulsado en 2005 e implementado por el Plan de Manejo de Refrigerantes; el Programa de Alternativas al Bromuro de Metilo y la Oficina Técnica del Ozono.
“El objetivo del proyecto es reducir el consumo de gases en el sector de servicios de refrigeración y aire acondicionado automotor, para habilitar al país en el cumplimiento de la meta de reducción para 2007”, explicó Rodolfo Elizondo, coordinador del Plan de Manejo de Refrigerantes.
Actualmente el denominado R12 es uno de los CFC más utilizados. Este tipo de gases se encuentran en equipos para aire acondicionado de modelos de automóviles anteriores a 1995, así como en refrigeradoras y cámaras frías en el ámbito doméstico y comercial.
“Incorporarnos a este proyecto ha sido muy gratificante y en el sentido económico ha sido excelente, ya que no se pierde el refrigerante”, declaró Gustavo Hernández, propietario de Taller Aire Sur.
A través de un procedimiento de purificación se separa el aceite y se reutiliza el gas en los mismos equipos, lo que ha logrado un 60% de incremento en los ingresos desde que están dentro del plan de reciclaje, mencionó Hernández.
Además está el beneficio ambiental, porque el gas que se recupera de los automóviles no se libera al ambiente.
“Cuando se inyecta el gas en un automóvil el sistema no siempre funciona correctamente, entonces el gas se vuelve a recuperar, esto trae un beneficio en costos y ayuda al medio ambiente, y eso es muy bien visto por los clientes, en el taller hay pancartas que lo promueven y en general quedan muy satisfechos”, añadió Hernández.
En el Taller Aire Sur se atienden en promedio 17 vehículos a la semana por problemas relacionados con el aire acondicionado y este tipo de refrigerantes.
Por su parte, el taller Aires Acondicionados del Oeste es otro de los centros que han puesto en marcha el plan de manejo de refrigerantes.
“Tenemos seis años de haber implementado el plan de manejo de refrigerantes, los clientes se han visto complacidos al saber que reciclamos los gases. Además recibimos un reconocimiento por parte del Ministerio del Ambiente y Energía por llevar a cabo esta acción”, agregó Max Rohrmoser, propietario de Aires Acondicionados del Oeste.
Este centro de servicio cuenta con cuatro máquinas recicladoras de gases, valoradas en $5 mil cada una.
Por otro lado, se ha desarrollado un programa de capacitación en conjunto con el Instituto Nacional de Aprendizaje en el cual se imparten buenas prácticas de equipos de servicio de refrigeración, con el fin de enseñar a los trabajadores de talleres cómo manejar las sustancias, así como el conocimiento de nuevas sustancias refrigerantes.
“Es un curso donde se abordan aspectos que ya deben conocer dentro del proceso de refrigeración, pero se enfocan los esfuerzos en mostrar buenas prácticas en el manejo de sustancias refrigerantes que agotan el ozono”, declaró Elizondo.

Ver comentarios