Enviar
Talibanes liberan a 12 surcoreanos

Crece esperanza de liberación del resto de rehenes

Kabul
EFE

El grupo talibán que mantenía secuestrados a 19 surcoreanos desde hace un mes y medio puso ayer en libertad a doce de ellos, mientras se espera la pronta liberación del resto gracias al acuerdo por el que Seúl se compromete a acelerar la retirada de sus tropas de Afganistán.
Hacia el mediodía local fueron entregadas al Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) de Ghazni, en el este afgano, tres de las rehenes; pocas horas después, este organismo recibía con alivio a otras cuatro mujeres y un hombre, y a media tarde acogía a otras tres mujeres y un varón.
Según el líder tribal Haji Zahir Shah, que ha actuado de intermediario entre los secuestradores y Seúl, la liberación se está produciendo por etapas porque los secuestradores habían dividido a los surcoreanos en varios grupos y los tenían retenidos en distintas áreas.
El dirigente tribal agregó que está previsto que los otros siete rehenes recupere la libertad en las próximas horas, o en un máximo de dos o tres días.
Todo apunta a que se acerca el fin del largo capítulo del secuestro de los surcoreanos, el mayor grupo de extranjeros capturado en la conflictiva Afganistán desde la caída del régimen talibán, en 2001.
Los insurgentes capturaron a 23 misioneros evangélicos surcoreanos, en su mayoría mujeres, el pasado 19 de julio, cuando viajaban en autobús por la peligrosa ruta que une Kabul, la capital, con la ciudad meridional de Kandahar.
A los seis días, los rebeldes ejecutaron a tiros al líder del grupo, Bae Hyung-kyu, un pastor evangélico de 42 años, y el 30 de julio asesinaron a otro rehén, Shing Sun-min, de 29 años.
Según los talibanes, ambos fueron ejecutados como reacción al rechazo del Gobierno afgano a su demanda de excarcelar a varios presos rebeldes.
En medio de los llamamientos internacionales para la liberación de los secuestrados y tras largas negociaciones, los rebeldes aceptaron entablar un diálogo directo con una delegación de Seúl, que logró que dos rehenes enfermas fueran puestas en libertad el pasado 13 de agosto .
El acuerdo final se produjo el martes, cuando los talibanes anunciaron que liberarían a todos los surcoreanos porque Seúl se había comprometido a retirar sus tropas de Afganistán lo antes posible.
El pacto también estableció que los surcoreanos voluntarios en ONGs en Afganistán abandonarían el país en el plazo de unos días, mientras que Seúl aceptaba prohibir que más misioneros cristianos de su país viajasen a territorio afgano.
Los talibanes, por su parte, aseguraron que no atacarían a los coreanos mientras dejen el país, al tiempo que accedieron a abandonar su principal reclamación inicial: la excarcelación de varios presos talibanes detenidos en una cárcel de las afueras de Kabul.

Ver comentarios