Enviar

Costa Rica debe completar el proceso de digitalización de todas sus instituciones y retomar el camino de crear condiciones para la formación del talento humano, porque esa herencia se agota si no se sigue cultivando


Talento humano sostiene deficiencias

Digitalizar los trámites para la construcción es una buena idea para facilitar los negocios a los desarrolladores, que suelen verse frenados por la lenta burocracia del país.
Mejorar la competitividad de ese sector no solo genera empleo sino que puede activar una serie de encadenamientos que dinamicen la economía.
El problema en Costa Rica surgió cuando este comenzó a ser un país atrapado en una espesa e ineficiente burocracia que, en el caso del Gobierno central, además de retrasar todo, consume la mayor parte del presupuesto nacional, obligando ya al endeudamiento externo.
En las instituciones del Estado eso también se traduce en abultadas planillas de oficinistas, mientras los servicios continúan siendo deficientes.
¿Cuándo y por qué sucede esto? Cuando en vez de reestructurar y volver eficientes las instituciones se continuó aumentando sus planillas pero solamente como práctica de clientelismo político.
Esto ha perjudicado mucho la economía en general, aumentando tiempos y costos, a pesar de lo cual el país hasta ahora ha venido siendo competitivo gracias a otros factores, generados por políticas de épocas anteriores, por administraciones que no gobernaron para el corto plazo, sino para el mediano y largo, dejando una rica herencia en capital humano.
Ese capital se formó por medio de educación universal de calidad, derecho a la salud, acceso a la práctica o a la apreciación de las artes, con lo cual se desarrolló el talento, aplicado hoy a cualquier actividad productiva.
Costa Rica debe completar el proceso de digitalización de todas sus instituciones y retomar el camino de crear condiciones para la formación del talento humano, porque esa herencia se agota si no se sigue cultivando.
Pero también hay que revertir el daño de haber “engordado” unas instituciones a las que nadie exigió ni exige rendimiento adecuado.
Esa tarea es impostergable. Mientras tanto, bienvenido el uso de la moderna tecnología para digitalizar procesos no solo en el área de los desarrolladores, sino en el de muchas otras actividades que requieren de lo mismo.
La era digital llegó como una herramienta de valor incalculable, pero deben ser las políticas acertadas, la eficiencia y el talento humanos los que la utilicen para los procesos de cambio y superación.

 

Ver comentarios