Tabletas van por negocio de las consolas
Los asistentes esperaban ayer a que Microsoft presentara su nuevo Xbox en el evento E3 Media, celebrado en Los Ángeles, California. Jonathan Alcorn-Bloomberg/La República
Enviar

Para las dos compañías va a ser un gran desafío atraer a un consumidor ocasional que piensa reemplazar su consola y comprar un sistema nuevo


Tabletas van por negocio de las consolas

Los combatientes armados ocupan esta semana un segundo plano detrás de Microsoft Corp. y Sony Corp. en tanto los fabricantes de consolas luchan por demostrar que tienen el mejor plan para vender máquinas caras en la era del juego barato en teléfonos y tablets.
Ambas estuvieron presentes ayer en E3, la reunión anual de la industria de videojuegos que se extiende hasta el 13 de junio en Los Ángeles, en momentos en que el mercado de juegos de $67.000 millones lleva dos años de declinación. Los consumidores han reducido la compra de consolas y juegos caros y se han desplazado a títulos online baratos como “Angry Birds”, de Rovio Entertainment Oy, que se define como más informal, móvil y social.


Xbox One de Microsoft y PlayStation 4 de Sony, que estarán en los comercios para las vacaciones de los Estados Unidos, abordan el cambio de forma diferente.
Sony trata de llevar a los jugadores, tanto ocasionales como habituales, a esperar títulos exitosos y exclusividades menores que pueden convertirse en éxitos.
En tanto, Microsoft posicionó la Xbox One como centro del entretenimiento familiar con programación del director Steven Spielberg, ESPN y estudios de Hollywood.
“Tienen que volver a venderle a su base de consumidores”, dijo David Cole, un analista de la firma de análisis del sector DFC Intelligence.
“Para las dos compañías va a ser un gran desafío atraer a un consumidor ocasional que piensa reemplazar su consola y comprar un sistema nuevo”.
En momentos en que la Wii U de Nintendo Co., que salió a la venta en noviembre, tiene un desempeño por debajo de las estimaciones, los planes de Sony y Microsoft en cuanto a precios de consolas, reventa de juegos e impulso a las ventas tienen amplias implicaciones para el sector.
En el año que ha pasado desde que 50 mil creadores de juegos se reunieron por última vez en E3, el cambio se ha acelerado.
THQ Inc., la firma fabricante de “Saints Row” y otros títulos, se declaró en quiebra y vendió la mayor parte de sus activos, mientras que Activision Blizzard Inc., la mayor compañía de juegos de los Estados Unidos, perdió más de 1,3 millones de suscriptores de su juego online para múltiples participantes “World of Warcraft” en el primer trimestre.                                     .

Bloomberg


Ver comentarios