Enviar
Viernes 18 Diciembre, 2015

Ya basta de desorden en el cobro del canon y el manejo de los recursos de los costarricenses

Sutel y la estafa a los consumidores

Muy grave me parece que la Sutel no rinda cuentas de cómo administra sus recursos y cobre un canon sin una metodología definida, violentando el principio de servicio al costo y la obligación de garantizar y proteger los derechos de los usuarios de las telecomunicaciones.
Según el último informe de la Contraloría General de la República, esta institución carece de un sistema de costeo para fijar el monto del canon de regulación, tal y como lo demanda el artículo 82 de la Ley N.° 7.593 de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos.
En esta coyuntura, tras seis años de existir y devengar altos salarios, dietas exorbitantes y pagar alquileres millonarios en edificios lujosos, el presidente del Consejo Directivo de la Sutel, Gilberth Camacho, tiene el descaro de decir, en una entrevista a un medio escrito, que se ha planificado la elaboración de una metodología de costeo para calcular el canon y su diseño lleva un 80% de avance”.
El informe deja claro que la Aresep ha jugado de alcahueta, pues una vez más se hace de la vista gorda, mientras a los costarricenses se les cobran tarifas cada día más costosas y se despilfarra dinero en campañas millonarias para promocionar planes como el de cobro por descarga en modalidad pospago para la telefonía móvil.
Pero el despilfarro no termina ahí, nos enteramos, gracias al excelente trabajo de la Contraloría General de la República, de que también gastaron ochocientos millones de colones en consultorías.
En una consulta realizada desde mi despacho, el señor Camacho Mora indica que esta modalidad beneficiará a los usuarios con menor consumo, que según él son la mayoría, sin embargo poco podemos fiarnos de esos porcentajes dado el gran desorden que se tienen. Y en medio de esos cálculos confusos que nos enviaron, pareciera existir una intencionalidad de que los costarricenses con menos recursos estén lejos del acceso a las TIC, cuando lo que una era globalizada amerita es todo lo contrario. Además, esta medida podría afectar también a los empresarios y la generación de empleo.
Según consta en la respuesta que nos enviaron desde la Sutel, si usted consume de 0-500MB (velocidad de 1 Mbps) podría tener una reducción de un 80,9% en la tarifa, pero si usted consume de 1.000 a 1.500 MB, tendría un incremento del 36,3%, porcentaje que asciende hasta un 145,9% en los casos de consumo mayor.
En el escenario de velocidad de 2 Mbps, el panorama parece mejorar; sin embargo, se indica que el precio final al usuario dependerá de la estrategia comercial y la presión competitiva que se genere.
A estos cálculos habría que sumarles la lentitud del servicio y la poca calidad del mismo, lo cual encarece los costos si se quiere tener un servicio de calidad. Es decir, pagar menos por adquirir menos sería la tónica de esta propuesta disfrazada de ventajas para los más necesitados.
Y en medio de ese desorden, no puedo dejar de preguntarme qué pasó con los miles de millones de dólares para reducir la brecha digital de la estructura de Fonatel.
Porque se supone que eran para llevar acceso a la tecnología a zonas rurales del país, escuelas y comunidades con habitantes de escasos recursos. Sin embargo, pasan los años y nadie dice nada. Práctica común entre la Sutel y la Aresep; ni rendir ni pedir cuentas. Me surge entonces la duda de quién defiende a los usuarios.
Es urgente trabajar una reforma integral de estas dos instituciones, ya basta de dietas y sueldos millonarios. Ya basta de pagar alquileres, de lujos y ya basta de desorden en el cobro del canon y el manejo de los recursos de los costarricenses.

 

Humberto Vargas Corrales

Diputado