Enviar
Suspenden permisos a militares envueltos en escándalo

El Pentágono suspendió las autorizaciones de seguridad de los militares implicados en el escándalo de prostitución en Colombia, informó ayer el secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, quien precisamente aterrizó ayer en el país andino.
"Hemos suspendido las autorizaciones de aquellos que están implicados a la espera de que se obtengan resultados de la investigación. Francamente, mi mayor preocupación es el tema de la seguridad, y lo que podría haber estado en peligro en virtud de estos comportamientos", explicó Panetta a los periodistas que le acompañaban en el avión a Bogotá.
Según un comunicado del Pentágono, el secretario de Defensa insistió en que lo que Estados Unidos espera de sus agentes es que "dondequiera que estén, cumplan con los más altos estándares de conducta".
"Quiero que esta investigación sea exhaustiva. (...) Les actualizaré con los resultados de la investigación pero aún estoy esperando los avances", dijo.
Once militares estadounidenses han estado implicados en el escándalo hasta el momento, junto con otros 12 agentes del Servicio Secreto.
Entre los militares, seis de ellos son de la Infantería, dos de los infantes de marina, dos de la Armada y uno de la Fuerza Aérea.
La investigación del Servicio Secreto se ha saldado hasta el momento con el despido de seis de los doce agentes investigados por su implicación en los tratos con prostitutas previos a la llegada del presidente Barack Obama a Colombia con motivo de la Cumbre de las Américas.
En tanto, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, negó e que alguno de los funcionarios del equipo presidencial estuvieran implicados en el escándalo de agentes del Servicio Secreto con prostitutas previo a la celebración en Cartagena (Colombia) de la Cumbre de las Américas.
Según Carney, hasta el momento solo existe constancia de la implicación de personal militar y del Servicio Secreto en el escándalo de la fiesta con prostitutas y no de personal de la Casa Blanca.
El portavoz indicó que la Casa Blanca ha revisado los hechos, pese a que no hay sospechas fundadas sobre la participación de miembros de la oficina del presidente en este caso, después de que un político republicano pidiera una investigación a fondo que incluyera a miembros del equipo de Obama.
El encuentro con prostitutas se produjo en el hotel Caribe, aunque ayer CNN reveló que uno de los agentes del Servicio Secreto implicados en el escándalo llevó a una de las mujeres al hotel Hilton, donde cinco días más tarde iba a alojarse el presidente Obama.

Washington/La República


Ver comentarios