Enviar
Ausencia de buenas prácticas logísticas se convierte en principal factor de carencias en góndolas
Supermercados pecan por falta de reabastecimiento

• Proveedores obligados a mejorar servicio pues el consumidor está dispuesto a cambiar marcas
• Puntos de venta requieren reabastecimiento continuo debido a una fuerte tendencia de consumo semanal

Karen Retana
[email protected]

En su visita quincenal al supermercado, María Zamora detectó un faltante de varios productos de consumo familiar. Esta situación no era de extrañar tomando en cuenta que las compras coincidieron con el pago de salario y fin de semana.
Un poco molesta por el descuido y agobiada por no poder conseguir su marca preferida, decidió tomar el producto de la competencia y con ello evitarse el traslado a otro punto de venta o postergar la compra.
Dicha experiencia se ha convertido en una práctica frecuente entre diversos consumidores, quienes están dispuestos a cambiar el producto si no encuentran lo que buscan.
Este y otros hallazgos forman parte de un estudio realizado por la firma consultora GS1 sobre el faltante de mercadería en góndolas, que para este año aumentó en un 23,6% con respecto a 2007.
Sin embargo, en esta oportunidad la responsabilidad no es atribuida solamente al proveedor –—el cual tuvo una mejoría en el servicio con respecto a la evolución anterior—, sino también a la ausencia de buenas prácticas de logística de algunos supermercados para atender adecuadamente la demanda.
“El negocio se ha vuelto tan complejo debido a una mayor cantidad de productos disponibles, que se ha convertido en toda una odisea para los mismos puntos de venta atender de forma oportuna el reabastecimiento”, sostuvo Guillermo Varela, director ejecutivo de GS1.
A ello se suma que los hábitos de compra han variado, ahora impera una fuerte tendencia de consumo semanal, lo que refleja la importancia de un reaprovisionamiento eficiente y continuo.
Precisamente, la concurrencia de clientes en los puntos de venta con más frecuencia ha puesto a correr a los encargados de los supermercados en la necesidad de automatizar sus sistemas y controlar el gran surtido que hoy manejan. Los fines de semana y en especial lo
s sábados es cuando ocurre esta situación con mayor regularidad.
“El estudio indicó que un 33% de la muestra admite estar dispuesto a cambiar de marca, lo que provoca una venta perdida para el proveedor y el riesgo de perder el cliente”, agregó
Varela
Estos hallazgos son vistos por algunos representantes de diversas cadenas como claves para la coordinación de mejores prácticas en los puntos de venta y con sus proveedores.
“Las constantes ofertas que realizamos en los puntos de venta nos demandan el uso de sistemas tecnológicos que brinden información certera del movimiento de mercadería, que pretenden minimizar el impacto de los faltantes”, sostuvo Harleyn Quesada, gerente comercial de Megasuper.
La información del estudio será empleada para mejorar la operación en Gessa que cobija las operaciones de Perimercados, Jumbo y Supercompro.
“El mercado como tal exige medidas tecnológicas”, agregó Adrián Mora, gerente de
Logística de Gessa.
El estudio de GS1 fue realizado en cuatro cadenas de supermercados y se evaluaron 255 productos seleccionados con muestreo sistemático aleatorio.
Ver comentarios