Enviar
Super producción se filma en el país

MAGAZINE presenció el rodaje de dos de las escenas de “La Guerra de las Santas”, una producción de 2 millones de euros

Melissa Arce
[email protected]  

Los caminos de piedra adornados con cafetales y el verdor natural de Orosi se convirtieron en el marco escenográfico de la filmación “La Guerra de las Santas”, en el sétimo día de rodaje y el primero fuera de San José.
Primero fue el Colegio de Señoritas con su patio central el que acogió a la producción franco-costarricense; ahora, y durante tres semanas, será el Valle de Orosi el gran escenario por el cual correrán más de 320 extras, un elenco de 29 actores (25 de ellos nacionales) y un staff de técnicos y miembros del equipo de producción que completan 56 personas (47 costarricenses), según comentó Víctor Barriga, el director de Producción por parte de Costa Rica.
Ni la lluvia ni el constante paso de carros y camiones por el set construido en Purisil de Orosi lograron detener ayer la filmación de la película.
Al grito de Silence, s’il vous plait, por parte del director Giordano Gederlini, los susurros se suspenden y los pasos se detienen, por un momento se borran las decenas de personas que rodean la escena, y la atención se centra solo en la actriz Caroline Gillain, de origen belga.
El elenco internacional lo completa la afamada actriz española Carmen Maura, quien ha sido “Chica Almodóvar” en varias ocasiones y quien interpreta en este filme el papel de la Reverenda Madre. Además, William Nadylam encarna el papel del novicio y Patrick Bouchitey personifica a Gabriel.
Con un presupuesto de 2 millones de euros, “La Guerra de las Santas” es una comedia para cine y televisión, con doble nacionalidad. Por parte de Francia es auspiciada por la cadena de televisión cultural francesa-alemana Arte, y la contraparte nacional la asumió el empresario Mario Sotela, aporte que permitirá postular el filme en festivales latinoamericanos de cine.
Esta película es muy costarricense no solo por la composición del elenco, sino también porque de los 27 días estimados en el plan de rodaje, 25 serán en Costa Rica y dos en Francia, estimó Barriga.
Es un reto importantísimo trabajar con actores de primer orden y que nos den a nosotros el voto de confianza de desarrollar un proyecto así, a mí me llena de orgullo y satisfacción, argumentó.
Ante la carencia de infraestructura especial para la industria cinematográfica, los productores decidieron acoplarse a la turística para desarrollar el trabajo y es así como habitaciones de tres hoteles se transformaron en oficinas, salones de maquillaje, tintorería y otras necesidades que demanda la producción.
“En lo chiquitito que es Costa Rica tenemos playa, selva, montaña y frente a toda esa variedad hay una ventaja sobre el área, somos la meca de producción publicitaria a nivel centroamericano y eso nos ha capacitado para esta industria del cine, que la única diferencia es que involucra periodos más largos, aunque es igual de intensa”, destacó Barriga como una de las fortalezas del país.
El director de producción por Francia, Bernard Lorain, de Pierre Javaux Productions, destacó que este país se ha entendido que ayudar a un filme es una buena forma de promover el turismo, ya que el público lo recibe de una buena forma y no lo ve como publicidad.
Además afirmó que si en Francia existe una fuerte producción audiovisual es porque hay apoyo y ayudas estatales, algo que fueron perdiendo países como Italia e Inglaterra y ahora lo están retomando porque han visto la importancia que tiene.



Sinopsis

La comedia da inicio en el Vaticano cuando están analizando los postulados de beatificación de monjas alrededor del mundo, casos fantasiosos y un poco absurdos; aparece una monja en Centroamérica que ha escrito más de 22 mil páginas de amor a Cristo, entonces envían a un novicio a cerciorarse. Una periodista recibe al enviado, altera su viaje y lo lleva hasta donde el padre Gabriel, quien está con una niña con estigmas, que levita los viernes y solo come hostias consagradas. Ahí empieza la guerra entre las dos santas, una pugna entre el padre del pueblo y la madre superiora del convento.
Ver comentarios