Enviar
¡Súmenle otro ALAS a Jair!
El pequeño gigante se “comió” las olas de Santa Teresa
Repitiendo su gesta de 2007, el joven Jair Pérez se mostró, con creces, como el mejor del Latinoamericano de Surf, que se realizó en Santa Teresa de Cóbano y que finalizó ayer.
En su camino hacia el título Jair fue derribando gigantes de Latinoamérica; pasó como primero de heat en la primera y segunda ronda; en tercera ronda le ganó el heat a Sebastián Alarcón, líder en el ranking del ALAS, y en los “man to man” sacó al ex campeón venezolano Rafael Pereira, luego a Luis Vindas y en semifinales a otro de los fuertes del torneo, Marcelo Rodríguez, el argentino, que tocó fondo ante el nacional.
La final de Jair fue ante Federico Pilurzu, uno de los más experimentados surfistas nacionales, pero con un arranque agresivo, tomó buenas olas, sumó una de ocho puntos con otra de 6,90, combinación ganadora que Pilurzu quiso pelear al final, pero no le alcanzó e incluso faltando poco para el final del heat, llegó segundos tarde a una muy buena ola que pudo cambiar la historia.
“Dios me envió buenas olas y yo las aproveché”, expresó el joven de 21 años que dice invertirá el premio ($4.400) en viajar y en ayudar a su familia.
Por su parte Pilurzu, quien dijo que tomó la decisión de entrar en la competencia a última hora, señaló que las cosas se le fueron dando durante el torneo y que en la final Jair empezó muy fuerte y a él le faltó tiempo y olas para recuperarse. “Estoy satisfecho por el resultado porque hubo un muy alto nivel de competencia”.
Con esta final Pilurzu y Pérez se encargaron de vengar las derrotas de los otros ticos que cayeron durante la competencia, algunos con reñidos fallos de los jueces. Tales fueron los casos en los heats de Open de Anthony Fillingim y Carlos Muñoz, quienes quedaron un poco molestos por un supuesto favoritismo de los organizadores, hacia los argentinos y peruanos que corren el circuito. Al primero le anularon una ola de ocho, que por reglamento era legítima, y al segundo le calificaron con 3,07, un recorrido que según muchos, incluso ex jueces del circuito, merecía más de 4; “Cali” en ese momento necesitaba un 3,77, para pasar y en el resto del día los jueces calificaron olas aparentemente menores que esa, con mayores puntajes.
“Creo que pudieron dar la calificación que necesitaba, pero igual no tomé la ola que necesitaba”, expresó Muñoz quien agregó que “ALAS tiene que cambiar ese favoritismo que demuestra”.
Muñoz tuvo su desquite en la tarde cuando ganó la final del junior y tomó cuantas olas quedaron a su disposición luciéndose en la de cierre con un “air reverse” sumando 8,33 a su combinación y acabando con 15,63, imposible para el venezolano Jesús Chacón, líder en el ranking junior de Latinoamérica.
“Si es una revancha para mí, aunque me queda la espina del Open y que pude llegar más lejos”, expresó al final el tico, quien en enero viajará a Hawái, aunque no descarta ir a la fecha final del ALAS, en Venezuela.
En la final femenina la favorita peruana Valeria Solé se impuso a las nacionales Lisbeth Vindas y Nataly Bernold, y a la ecuatoriana Dominic Barona.
“Todo estuvo muy bien, me gustó mucho esta playa y ahora ir a Venezuela a rematar para buscar el título”.
La final contó con una excelente asistencia y Jairo salió en hombros ovacionado por amigos y aficionados y el único lunar fue de los amigos de lo ajeno, que le robaron una de sus tablas a Carlos Muñoz.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios