Suizos pagan el precio por drástico cambio de política monetaria
Siete meses después de que el banco central eliminara su límite cambiario, Suiza experimenta una declinación de las exportaciones, un estancamiento de la manufactura y caída de los precios. Bloomberg/La República
Enviar

Suizos pagan el precio por drástico cambio de política monetaria

 El Banco Nacional Suizo (SNB, por la sigla en inglés) podría ver las consecuencias de su drástico cambio de política en una sola palabra esta semana: recesión.
Siete meses después de que el banco central eliminara su límite cambiario, Suiza experimenta una declinación de las exportaciones, un estancamiento de la manufactura y caída de los precios.
Los economistas pronostican que el producto interno bruto se contrajo 0,1% en el último trimestre, una segunda contracción consecutiva que marcaría la primera recesión en seis años. Los datos se darán a conocer el viernes.
Buena parte de la presión sobre la economía procede del franco, que se ha apreciado 11% contra el euro desde que el banco central tomó la inesperada decisión de optar por la libre flotación el 15 de enero.
Para el presidente del SNB, Thomas Jordan, que ha defendido la decisión, el contexto más débil a corto plazo influirá en su evaluación cuando los funcionarios se encuentren dentro de tres semanas en su reunión trimestral.
“Fue un gran cambio en relación con la moneda, de modo que en realidad no es una sorpresa que las exportaciones se vean afectadas”, dijo Anatoli Annenkov, economista de Société Générale SA en Londres. “Pero tal vez donde se observa una debilidad mayor a la esperada sea en la inversión y en el consumo privado”.
La caída de Suiza podría ser efímera, dado que otra encuesta pronostica un crecimiento de 0,1% este trimestre y de 0,2% en los tres últimos meses del año.
La economía podría recibir impulso de una moneda más débil y una caída del precio del petróleo.
Una vez mitigados los riesgos griegos y en momentos en que la zona del euro ya no corre peligro de una inminente fragmentación, el franco se ha depreciado más de 3% desde fines de junio.
“Nuestra política monetaria tiene en cuenta la difícil situación actual”, dijo Jordan en una entrevista de UnternehmerZeitung la semana pasada. “Estimamos que la economía volverá a crecer en el segundo semestre”.
Además de eliminar la paridad cambiaria mínima en enero, el SNB bajó su tasa de depósito a un bajo nivel récord de menos 0,75% y aseguró que haría todas las intervenciones cambiarias que fueran necesarias.
La próxima decisión sobre tasas se tomará el 17 de septiembre, y Jordan dijo que no es inminente un cambio de política.
Si bien se pronostica que se reanudará la expansión, las encuestas indican una recuperación lenta.
Un índice de manufactura muestra una contracción en casi todos los meses de este año, y la confianza de los consumidores bajó en julio al menor nivel en más de tres años.

Bloomberg
 

 

Ver comentarios