Enviar
Jueves 21 Junio, 2012

Sufrimiento arrocero

Muchos meses llevamos de sufrimiento los productores arroceros costarricenses debido a los vaivenes de las políticas del gobierno. La administración del presidente Arias en la crisis alimentaria de 2007 (pag 22 Plan de alimentos), nos puso a incrementar la producción hasta el 80% del consumo nacional. No más llegó el actual gobierno y comenzó a impulsar todo lo contrario, reducir la producción nacional al 60%.
Este vía crucis empezó cuando, contrario a los argumentos del gobierno de Arias, el actual corrió a la OMC a decir la falsedad de que el sector arrocero recibe subsidios a la producción, ¡vaya patriotas! que en lugar de defender a los productores nacionales corren a la guarida de los países ricos a atacar los productores costarricenses.
Acto seguido, el gobierno forma una mancuerna con algunas industrias del arroz (principales importadores) con la finalidad de manosear el proceso de la fijación de precios de compra al productor, intentaron llevar dicho precio a ¢20.050 el saco de arroz, desconociendo la recomendación técnica que señalaba un precio de 22.604,41, el cual finalmente fijó la Jueza del Tribunal Contencioso Administrativo para hacer justicia al productor.
La falta de claridad y la vanidad de nuestras autoridades no les permite ver la profundidad de la crisis que han originado y dicen que la crisis la ha generado el alto precio que fijó el tribunal y algunas industrias vivillas le ofrecen comprar al productor a 20.050 y si no... no le compran arroz en una flagrante violación a la ley y contra el fallo del tribunal
Esperamos que no se arruine la producción de alimentos nacional para favorecer agriculturas extranjeras.
Nos acercamos al gobierno buscando diálogo para resolver la controversia pero sus autoridades en su retórica siguen culpando al productor por la crisis arrocera, por producir según ellos tanto y a la jueza por imponer un precio recomendado por los técnicos y así no arruinar a los pequeños productores.
Hay una amenaza a la producción nacional de alimentos con la terquedad de anteponer los intereses del mercado financiero y de la OMC, las cuales solo han producido desgracias para los pueblos.
De esta manera enfrentamos la crisis más difícil de los últimos treinta años.
Solicitamos la aplicación de la Salvaguarda General (artículo 19) que permite la normativa legal y mantener el precio del arroz fijado en ¢22.604,41 el saco, acciones que permitirían salvar a la pequeña producción de arroz y que no dejen el futuro de los alimentos de la población del país en manos de quienes producen crisis y otras calamidades sociales.

Oscar Campos Chavarría
Presidente Asamblea Nacional de Productores de arroz