Enviar
Sueño en Open Británico
Golfista sudafricano toca la gloria en St. Andrews

El sudafricano Louis Oosthuizen no pudo soñar un lugar más idóneo como el campo escocés de St. Andrews, la cuna del golf, ni un momento más señalado, el 150 cumpleaños del Abierto Británico, para anotarse su primer título de Grand Slam.
Oosthuizen, de 29 años, ganó con una solidez fuera de la común, como líder desde el segundo día, y con una ventaja brutal (7 golpes) sobre el segundo clasificado, el inglés Lee Westwood, y un global de 17 bajo par.
Louis ofreció desde el viernes un recital de juego contra el viento y el frío, una lección de lo que es mantener un liderazgo de manera contumaz en un “major” y con un temple encomiable durante la temida ronda final de un Open, que acongoja, más por celebrarse en este mítico escenario.
Su triunfo fue incontestable. St. Andrews, el recinto en el que se cocinó hace siglos el golf que hoy conocemos, se rindió a la persistencia y solidez de Oosthuizen, un golfista del montón que este mismo año logró su primer título profesional, en el Abierto de Andalucía, pero que tras la semana del Abierto Británico ya figura en los libros de historia.
El inglés Paul Casey se convirtió en la mayor amenaza dominical para el líder, y a la sazón en la esperanza británica. Pero Casey fue incapaz de remontar sus cuatro golpes de desventaja al comienzo.
Especialmente demoledor resultó el “eagle” de Oosthuizen en el par 4 del hoyo 9, tras llegar a “green” de un golpe.
Casey se vio obligado entonces a forzar la máquina, y el riesgo lo pagó con un retroceso insalvable: 8 golpes a falta de cinco hoyos. St. Andrews, para entonces, ya vislumbraba a un campeón, Oosthuizen, quien en sus tres comparecencias anteriores en este torneo nunca pudo superar el corte.
Ahí se acabó la historia del Abierto Británico 2010, realmente brillante para este sudafricano que une su nombre a tantos otros compatriotas ya en los altares (Bobby Locke, Gary Player o Ernie Els) y que fue gris y opaco para los dos mejores golfistas del mundo, Tiger Woods y Phil Mickelson, quienes pugnan en la actualidad sobre un estrecho margen en el escalafón.
Woods tampoco pudo enmendar ayer su trabajo y se marchó con 73 golpes (puesto número 23). La página que podría haber escrito para la historia, la de ser el único en ganar tres veces el Open en St. Andrews, quedó en blanco, mientras que Mickelson, cuadragésimo octavo, deberá esperar a otra ocasión para desbancar a Tiger del
liderato mundial.

Madrid/EFE
Ver comentarios