Enviar
Martes 22 Septiembre, 2009


Aún queda algún tiempo para decidir ser un país altamente competitivo o por el contrario, seguir viendo como el crecimiento y el desarrollo de otras economías pasan a nuestro lado, sin al menos, hacer el intento de preguntar qué han hecho para lograrlo

Sudeste asiático y recuperación económica: ejemplo a seguir

Malasia- Aunque muchos consideran que la recuperación económica se ha iniciado, es evidente que las políticas para restablecer el orden no alcanzan y ha sido casi imposible mantener estables los indicadores bursátiles más importantes (Dow Jones, Nasdaq y SP500) en los mercados financieros, y por el contrario, cualquier anuncio que venga de la Fed, u otros agentes financieros y/o económicos a escala global, provocan desajustes importantes en estos mercados.
Contrario a lo que muestran Estados Unidos u otras economías a escala global, el Sudeste de Asia sorprende a propios y extraños. Su pronta recuperación se basa en su propia experiencia, el hecho de haber sufrido la caída más estrepitosa de sus mercados financieros entre 1997 y 1998 les ha dejado bien claro la forma de manejar sus propias finanzas.
El sudeste asiático evidencia contrastes con el resto de regiones a escala global referente a las medidas para paliar los problemas en época de crisis. Primero, los gobiernos año con año fortalecen las políticas de inversión pública, lo que ha significado un rápido crecimiento en infraestructura, más eficiente y sofisticada de cara al futuro de los países.
Segundo, referente a la apertura comercial, algunos aspectos son claves, por ejemplo, la liberación de muchos subsectores de servicios, principalmente de telefonía, Internet y seguros, así como la innovación y sofisticación de los procesos productivos han permitido el establecimiento rápido de muchas empresas.
Tercero, los cambios en las reglas locales para la inversión privada han sido fundamentales para mantener a las empresas operando de la misma forma que lo han hecho durante tanto tiempo.
En el caso de Malasia, estas políticas han permitido que más de 3 mil corporaciones (algunas como Microsoft, Sony, Hitachi, LG por más de 20 años) de todo el mundo estén operando en este momento. Estas y otras empresas se ubican en Ciberjaya, considerada la primera ciudad inteligente de Asia, un “Supercorredor Multimedia”, que conectará todo tipo de instalaciones de última generación.
De la misma forma, en Singapur, la “U.S. Chambers of Commerce”, anunció que la infraestructura, facilidad y seguridad con la que se hacen negocios permite la movilidad de bienes y servicios tanto para empresas como para los consumidores de este país hacia otras regiones.
Vinculado a lo anterior, la Conferencia sobre Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas (UNCTAD, por sus siglas en inglés) destacó hace algunos días que, “en la actualidad hay una lucha fuerte por atraer Inversión Extranjera Directa (IED) y esa lucha se da entre muchos países demandantes y menos oferentes”, lo que indica que las nuevas economías emergentes están enfrentando un contexto mucho más convulso debido a la crisis económica global y por esa razón, los dueños del capital se vuelven más astutos y selectivos.
Sin lugar a duda, las facilidades que ofrece la región del sudeste asiático, la ubica en un lugar sumamente atractivo para invertir en medio de crisis global; además de ser altamente eficiente y operativa para el éxito de la IED.
Lo anterior parece ubicar cuesta arriba a todos los países centroamericanos, especialmente a Costa Rica. La disposición a luchar en un contexto convulso y altamente selectivo deberá estar relacionada a la promoción de planes agresivos inmediatos, similares a los implementados por los países del sudeste asiático, a quienes los problemas no les sorprenden, por el contrario, les indica cómo actuar en el futuro, un ejemplo que debemos considerar.
Aún queda algún tiempo para decidir ser un país altamente competitivo o por el contrario, seguir viendo como el crecimiento y el desarrollo de otras economías pasan a nuestro lado, sin al menos, hacer el intento de preguntar qué han hecho para lograrlo.

Vinicio Sandí Meza
Especialista Comercio Internacional
Estudiante Ph.D
UKM, Malasia
[email protected]