Enviar
Sucedió lo peor

Señor consumidor: se ha lesionado seriamente su derecho a tener un excelente servicio en los restaurantes, la Sala Cuarta, la institución que tanto respetamos, ha faltado a nuestra querida Costa Rica al fallar en contra de un recurso interpuesto por la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines, que solicitaba NO contemplar la propina como salario.
Douglas, un salonero amigo, me llamó pidiendo ayuda: “Alfredo, me despidieron conjuntamente con diez más, creo que van a cerrar, necesito trabajo”. Un llamado doloroso que está repicando en la mayoría de hogares y algunos de forma desgarradora.
“Los juristas jugando de políticos y los políticos tratando de hacer justicia”, esas fueron las sabias palabras del Ministro de la Presidencia en el exitoso cierre del Congreso Nacional de Restaurantes la semana pasada. Las consecuencias (ya en efecto): liquidación de los saloneros y recontratación a base de una comisión (perdiendo su base), seria consideración de cierre de restaurantes. Lo que viene: mucho desconcierto, baja en la calidad del servicio por total desmoralización de la gente de cocina y salón, altísima rotación, concentración en comidas rápidas, desmejoramiento total de la oferta de calidad en el sector.
Le han clavado una larga daga primero a los saloneros (¡paradójicamente los supuestos favorecidos!) que los ha atravesado pasando por el cuerpo de los negocios, el del cliente y haciendo del país un solo pincho que nadie quiere.
¿Beneficios? Algunos pero no a corto plazo, estos pudieron haberse logrado de otra manera y no a la patada y con una inconsciente, caduca, romántica y totalmente equivocada visión populista de nuestra sociedad.
Buen provecho y hasta la próxima semana.
Ver comentarios