Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Subsidiarias dejan pérdidas al ICE

Johnny Castro [email protected] | Lunes 08 septiembre, 2014

Jorge Arguedas, diputado del Frente Amplio, señaló que los estados financieros del ICE no pueden ser confidenciales porque tienen fondos públicos. Gerson Vargas/La República


De unos $28 millones entre Racsa y Compañía de Fuerza y Luz

Subsidiarias dejan pérdidas al ICE

Reorganización del Instituto busca corregir el camino

Pérdidas de unos $28 millones en el último año es lo que le han generado al ICE sus dos principales subsidiarias.
Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa) se dedica a comercializar conexiones de banda ancha a Internet, servicios en la nube y enlaces de datos a empresas.

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) brinda los servicios de electricidad y alumbrado público a más de 500 mil abonados.
Cuando el mercado de telecomunicaciones se abrió a la competencia en 2008 comenzó la crisis de Racsa.
Las principales empresas de televisión por cable que mantenían un acuerdo con Racsa para brindar conexiones de Internet se independizaron.
Antes necesitaban a Racsa para brindar conectividad a los usuarios, por lo que el cobro de la tarifa mensual se dividía en partes iguales.
Esto hizo que la empresa estatal pasara de 125 mil clientes residenciales a 20 mil en cuestión de solo dos años.
Para sacar el barco a flote se incursionó en proyectos del Estado, como la administración de las cámaras de control de velocidad en carreteras o la implementación del expediente electrónico en las clínicas y centros de atención de la Caja, sin embargo, ambas iniciativas están hoy detenidas.
“Las pérdidas de Racsa se estiman en unos $10 millones anuales”, aseguró Téofilo de la Torre, expresidente del ICE, antes de terminar su gestión el 8 de mayo anterior.
En  la Compañía Nacional de Fuerza y Luz se calculan en unos $13 millones y se espera cierren en unos $18 millones al terminar el año, aseguró Víctor Solís, nuevo gerente general de dicha entidad.
Solís reemplaza a Pablo Cob, quien fue gerente general durante varias administraciones, y que esta administración invitó a pensionarse.
Inversiones como el proyecto hidroeléctrico Balsa Inferior, cuyo costo de $130 millones se triplicó en cuatro años, habrían generado un desbalance financiero.
“Se está tapando la quiebra de Racsa y en la Compañía Nacional de Fuerza y Luz hay cosas que parecen deliberadas, estoy pidiendo informes. Los que manejan el ICE hoy es un grupo de dirigentes sindicales”, aseguró Jorge Arguedas, diputado del Frente Amplio.
Arguedas, que trabajó casi 40 años en el ICE y formó parte de Anttec y el Fit —dos de los principales sindicatos del ICE— criticó que los estados financieros de la Institución fueron declarados confidenciales desde 2009.
Por su parte, Elberth Durán, vocero de Grupo ICE, remitió un comunicado de prensa donde se asegura que el proceso de reorganización del ICE que busca generar un concepto de casa matriz que se encarga de direccionar al resto de subsidiarias, es la nueva estrategia a seguir.

Johnny Castro
[email protected]
@La_Republica