Stiglitz quiere ‘divorcio amigable’ si eurozona no se reforma
Bloomberg/La República
Enviar

El premio Nobel Joseph Stiglitz dijo que, en lugar de continuar en su “decepcionante” rumbo actual, la zona euro debería dividirse si no puede emprender reformas.

“Si no pueden lograrlo juntos, un divorcio en buenos términos, probablemente dividiéndose en dos o tres áreas monetarias distintas”, sería preferible, declaró Stiglitz, economista y profesor de la Universidad de Columbia, en una entrevista en Bloomberg Television con Tom Keen y Francine Lacqua.

Hasta la promesa de 2012 del presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi de hacer “todo lo que haga falta” para salvar el euro, la preocupación de los inversionistas por un endeudamiento público potencialmente insostenible en una serie de países de la zona euro –en especial en la periferia del bloque- dio lugar a versiones de que la unión monetaria de 19 países podría fracturarse. Esas inquietudes volvieron a aflorar el año pasado cuando Grecia sufrió turbulencias luego de la elección de un nuevo gobierno.

Stiglitz dijo que su nuevo libro – El euro: Cómo una moneda común amenaza el futuro de Europa- explica cómo podría llevarse a cabo una división de la unión monetaria “de manera justa y sin tropiezos”.

Más integración

Draghi y los principales funcionarios de la Unión Europea han dicho que quieren superar las contradicciones de que diez países soberanos usen una moneda única y readaptar el bloque para que no se repitan las crisis de deuda. En el informe denominado “Cinco presidentes”, el presidente del BCE y sus co-autores el año pasado trazaron un mapa posible para lograr una mayor integración europea.

El documento mencionaba la posibilidad de un tesoro compartido en la región en el término de diez años. Esto coincide con las primeras frases del Tratado de Roma de 1957, que preveían “una unión cada vez más estrecha” que “eliminaría las barreras que dividen a Europa”.

Actualmente, Draghi se enfrenta al riesgo de una nueva desaceleración económica luego de la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, así como de nuevas presiones descendentes de la inflación general a causa de la caída del precio del petróleo. La inflación en la zona euro subió apenas 0,2 por ciento en julio. En la reunión de política del 8 de septiembre podría decidirse dar más estímulo a través de continuar con las compras de activos.

Los funcionarios también han intensificado su discurso respecto a que los gobiernos de la zona euro deben aumentar el apoyo fiscal y concretar las reformas estructurales. Draghi ahora utiliza sus conferencias de prensa para exhortar a “otros actores” a que hagan su parte.

“Por supuesto que un divorcio no va a ser fácil. Podría hacerse de un modo que sea mejor que el sistema actual”, dijo Stiglitz. “Mejor aún sería que crearan instituciones que lo hicieran funcionar. La pregunta es: ¿lo harán?”


Ver comentarios