Spicy Curry, una bicicleta eléctrica de carga
Enviar

En algún momento empecé a comportarme como un taxista agresivo en las abarrotadas calles de Nueva York. Salía a toda prisa para evitar que el semáforo se pusiera en rojo y aceleraba para cambiar de carril cada vez que se abría un resquicio. No me preocupaba que mi máquina fuera verde en vez de amarilla y tuviera dos ruedas en lugar de las tradicionales cuatro. La bicicleta Spicy Curry de Yuba, casi 2,10 metros de metal con demasiados trabajos de ingeniería y un motor eléctrico de 350 watts, alienta a tomar decisiones que serían malas en el caso de una bicicleta común.


De hecho, esa es su lógica. ¿Subir por una cuesta enorme? No hay problema. ¿Llevar a tres niños pequeños que gritan hasta el área de juegos? Con facilidad. Incluso usted puede llevar varias bolsas de compras y un paquete de leña. Yuba dice que la bicicleta puede transportar hasta 136 kg de carga además del ciclista.


El catalizador para estas ambiciosas excursiones en dos ruedas es algo llamado “pedal-assist” (asistencia al pedal). La Spicy Curry y otras bicicletas similares no tienen acelerador; la energía adicional se activa sólo cuando el ciclista pedalea. La nueva bicicleta de Yuba ofrece cuatro niveles de impulso a baterías y puede transformar a un ciclista promedio en una máquina de velocidad.


La marcha de superhéroes


Si la bici no lleva carga, poner la cuarta marcha (también conocida como “marcha de superhéroes”) hará con que el ciclista salga disparado cuesta arriba a 32 kilómetros por hora casi sin pedalear. Esta es la función que permite que hasta un ciclista casual salga a todo trapo delante del tráfico. No es sorpresa que cerca de tres de cada cuatro clientes de la Spicy Curry tengan niños pequeños, según el fundador de Yuba, Benjamin Sarrazin. La bicicleta también se puso de moda entre algunos granjeros, emprendedores y comerciantes que necesitan transportar cosas y no quieren molestarse en estacionar en una manzana llena de la ciudad.


Es un viaje sencillo y sin sudor. Pero la mayoría de las personas tiene bicicletas para, pues bien, pedalear. Sudar es gran parte del proceso, si no directamente el objetivo del viaje. Esa es la principal razón por lo cual las bicicletas eléctricas todavía no conquistaron a los estadounidenses. De los casi 20 millones de bicicletas comprados por los ciclistas estadounidenses el año pasado, sólo unas 200.000 tenían motores, de acuerdo a Electric Bikes Worldwide Reports, un estudio anual sobre el estado del segmento.


Costo


El costo no ayuda. Con metales compuestos de vanguardia y una tecnología cara de baterías, las bicis eléctricas se venden generalmente a más de $2.000, mucho más que una bicimoto de buena calidad o uno de esas “patinetas voladoras” en las que anduvo Wiz Khalifa. Esto significa que una bicicleta eléctrica apunta a una franja bastante estrecha de consumidores: gente rica a la que realmente le encanten las bicis, pero no necesariamente el ciclismo. Europa y China tienen mucha gente así: los que viajan todos los días a trabajar. Los ciclistas chinos compraron cerca de 30 millones de bicicletas eléctricas el año pasado y los europeos pasaron los 2 millones.


El valor de la Spicy Curry probablemente resida en sus capacidades de carga: su cuadro grueso, la plataforma enorme y la gran variedad de bolsas y accesorios la vuelven ideal para transportar los desechos diarios de la vida urbana. Una bici común con un motor eléctrico parece un acto de flojera. Pero se puede defender un motor eléctrico en una bicicleta de carga en un mercado de granjeros, en particular si uno pedalea hasta casa con una gran canasta llena de col rizada y calabazas.


No queda claro si los estadounidenses se entusiasmarán con las bicis eléctricas alguna vez. Pero si la categoría tiene una chance de ponerse de moda, la Spicy Curry podría ser el aperitivo perfecto.


Ver comentarios