S&P rebaja perspectiva crediticia de Costa Rica
Enviar

La calificadora de riesgo internacional Standard & Poor's rebajó ayer el panorama crediticio de Costa Rica a "BB-" desde "BB", una decisión que  refleja el continuo deterioro fiscal del país, según explican.
Las perspectivas de crecimiento a largo plazo de Costa Rica siguen siendo moderada pese a la desaceleración de 2015, sostuvo la agencia, que en un comunicado agregó que "existe una posibilidad de que volvamos a rebajar la nota de Costa Rica en los próximos seis a 18 meses".


Las calificaciones de emisión constituyen una evaluación sobre el riesgo de incumplimiento de pago de deuda de un emisor.
El 8 de febrero, Moody’s otra agencia de calificación de riesgo había cambiado la perspectiva de estable a negativa, manteniendo la calificación.
Pero insistieron que para final de año era posible que sin tener claro un arreglo en el panorama fiscal, podrían venir nuevas rebajas, incluso no lineales de sus grados de inversión.
Curiosamente ayer, el ministerio de Hacienda presentó un borrador de un proyecto de ley de responsabilidad fiscal que pretende imponer un límite al déficit, con un control directo de los disparados del gasto.
Además existen una serie de proyectos en la Asamblea que podrían reflejar en mejores cifras fiscales en el mediano y largo plazo, una señal espera por las calificadoras.
Además, el martes, en el marco del día nacional de la Empresa Privada, la Unión de Cámaras aceptó que no se interpondrán en las discusiones de nuevos impuestos, toda vez que Hacienda se comprometa a presentar el proyecto arriba descrito y contener el gasto corriente del gobierno.
El déficit fiscal cerró el año 2015 con un 5,9% del PIB, el cual se ha disparado desde 2009 y no ha existido respuesta de las autoridades para generar una reforma fiscal.
Las autoridades esperan que con las discusiones de los proyectos en trámite las calificadores de riesgo dejen de rebajar las notas crediticias que iniciaron con esa tendencia en setiembre del 2014, cuando Moody’s nos quitó la calificación que se conoce como grado de inversión, para convertirnos en vendedores de “bonos basura”.

 

 


Ver comentarios