“Soy un ganador”, Wanchope
“Quiero estar en un nivel más alto con la Selección. Ser el mejor entrenador. Es un reto duro, pero uno en la vida tiene que ver lo más alto”, Paulo César Wanchope, técnico de la Selección. Esteban Monge/La República
Enviar

“Soy un ganador”, Wanchope

El técnico de la Selección espera llevar su éxito como jugador a una de las generaciones más brillantes del fútbol costarricense

Tranquilo, pausado y muy inteligente para responder, Paulo César Wanchope repasó con LA REPÚBLICA un poco de su pasado, presente y lo que vendrá en el futuro.

201502092238350.a11.jpg
Sin muchas expresiones, siempre meditando muy bien cada respuesta, sabe que tiene un país completo que lo mira con lupa y que será su principal juez.
Pero asegura que su carácter ganador le llevará por el buen camino, en esta nueva faceta.
Para Wanchope, la Selección todavía tiene mucho en qué mejorar y todo ello lo llevará rumbo al sueño de todos, Rusia 2018.


¿En qué se parece el Wanchope entrenador a la persona?
(Piensa) Mi filosofía de vida es la honestidad y la transparencia, y creo que en eso trato de ser siempre igual en donde esté y en lo que haga. Igual no tengo por qué cambiar, siempre soy un ganador, una persona perseverante, que no baja la cabeza en una situación difícil en lo personal o profesional, con capacidad de levantarme.

Pasamos de tener una generación que se llamaba perdida (apenas clasifica en El Salvador) a una dorada, que ahora está en sus manos, ¿cómo mantenerla?
Hay que crear consciencia entre los muchachos de que tenemos espacio para mejorar. Que no sientan ellos que ese es el tope, sino que todavía pueden mejorar, que todavía hay capacidad para ir más allá. Y que eso se logra con el trabajo día a día, cada uno creando sus buenos hábitos en los clubes, trabajando al 100% para que cuando vengan a la Sele puedan mantener ese nivel.

¿Cómo transmitir el éxito que tuvo siendo jugador, ahora que te toca en la faceta de maestro?
Es simplemente que ellos vean en mí el profesional que siempre fui, el tratar de dar lo mejor, siempre consciente de la responsabilidad que tenemos. Yo creo que uno debe predicar con el ejemplo y si uno llega a un entrenamiento, preparado y bien estructurado, el jugador se va a dar cuenta.

¿Cuál fue la etapa de su carrera como jugador que más lo marcó?
Cuando fui contratado por el Derby County, fue un momento importante de mi vida. El hecho de ser aceptado, un jugador que viene de Costa Rica al fútbol inglés y pude hacer impacto y a partir de ahí ha calado mucho.

De los técnicos que tuvo, ¿quién tiene más influencia en su estilo?
Me empezó a dar la espinita de ser entrenador allá por 2002 cuando Juan Carlos Osorio (actual técnico de Atlético Nacional) llegó a Manchester City como uno de los entrenadores de ahí.
Hicimos mucha química, hablaba mucho con él, de preparación, de detalles.
En sus entrenamientos el jugador se sentía bien, yo sentía que estaba creciendo y a partir de ahí me marcó muchísimo.

Wanchope es una persona que no refleja casi sus emociones, ¿lo aprendió con el tiempo o desde pequeño fue así?
Lo he ido aprendiendo. Yo soy muy reservado, no hablo mucho, ahora me toca (risas). Pero el tiempo me ha llevado a eso. Porque son muchas cosas que uno ha pasado desde muy joven.

¿Está preparado para cuándo vengan los momentos difíciles?
Claro, he pasado muchas crisis. Lo mío, y lo que le voy a transmitir a los jugadores, es que uno no puede controlar todo. Lo nuestro es concentrarnos en el día a día, el trabajo, y hacerlo bien. Yo no puedo estar pendiente de lo que digan de mí, que dicen de me falta experiencia, que es muy malo, es un serrucho o un traidor, yo no me puedo concentrar en eso.
Las personas que tienen éxito, tienen un rumbo muy fijo y no hay nada que lo pueda desviar a uno de eso.


¿Quién es su principal consejero?
Mi esposa. Además de ella, en lo futbolístico, Carlos Watson, que tiene mucho tiempo en esto. Tengo amigos como don Óscar Ramírez, soy muy amigo de él, conversamos mucho. Mauricio Solís, Mauricio Wright, Hernán Medford.


¿Cómo se visualiza a cinco años?
Ojalá estar en un nivel más alto con la Selección. Mejor entrenador. Es un reto duro, pero uno en la vida tiene que ver lo más alto. Si uno se pone metas bajas puede que se quede en el mismo nivel.

¿Cómo le habrías dado la noticia a tu mamá (q.d.D.g.) de que eras el nuevo DT de la Sele?
Llego a la casa, me hubiera sentado con ella y le habría dicho que era el entrenador de la Selección, creo que habría llorado. Pero estoy seguro que donde está, ella me apoya y está muy contenta.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR



Ver comentarios