Enviar
Viernes 2 Septiembre, 2016

Decía el mecenas japonés Ryochi Sazakawa: ‘Dichosa la madre costarricense que nunca parirá un soldado’

Soy feliz

Lic. Eloy Alfaro Altamirano

Soy feliz por vivir en un país que, aunque usted no lo crea, fue declarado por tercer año, en el Forum Mundial de la Economía, con sede en Davos, Ginebra, Suiza, como el más feliz del mundo. Aunque otro estudio independiente de la Universidad de Yale en Estados Unidos, ya lo había hecho.
Soy feliz por haber tenido el privilegio de haber nacido en un país bendito por Dios, con un 5% de la biodiversidad del mundo, con un 25% de su territorio protegido por parques nacionales, reservas, humedales, islas y zonas costeras.
Soy feliz por habitar en la más antigua democracia de América Latina, con un gobierno, alternativo y estable, en donde, a pesar de nuestros defectos e imperfecciones, uno siempre puede esperar que un mal gobierno terminara muy pronto.
Soy feliz al habitar en un país con iguales oportunidades de estudio, con escuelas, colegios y 60 universidades, con cursos profesionales y técnicos para todos. Un país con solo un 5% de analfabetismo.
Soy feliz por habitar en un país en donde la seguridad social, después de 75 años, cubre a un 94,7% de los 4,5 millones de habitantes del país.
Soy feliz por vivir en un país que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la esperanza de vida es de 80 años, superando incluso a una nación como Dinamarca cuya esperanza de vida es de 78,3 años.
Soy feliz por habitar en un país con oportunidades de trabajo para todos. Un país campeón del mundo en exportaciones per cápita, donde un 40% del Producto Interno Bruto (PIB), son servicios. Un país que es la segunda economía más innovadora de Latinoamérica, de acuerdo con el Índice Global de Innovación desarrollado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual.
Soy feliz, por vivir en un país sin ejército y como decía el mecenas japonés Ryochi Sazakawa: “Dichosa la madre costarricense que nunca parirá un soldado”.
Soy feliz, por vivir en un país que, durante los últimos meses, ha utilizado energía renovable para producir su electricidad con una cobertura de casi el 100%. Un país donde hay 7.111.981 de celulares, o sea 149 celulares por cada 100 habitantes.
Soy feliz de vivir en un país único en el mundo, donde aunque faltan todavía muchas cosas por mejorar y muchas metas por alcanzar, podremos mejorarlas y alcanzarlas cada día con nuestro empeño y trabajo. ¡Vivan siempre el trabajo y la paz!