Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Soy estudiante de la Universidad de Costa Rica y no apoyo al régimen chavista

| Martes 16 mayo, 2017


Soy estudiante de la Universidad de Costa Rica y no apoyo al régimen chavista

Debo reconocer que la práctica periodística de los últimos días me ha generado bastante molestia. El conversatorio organizado por la Escuela de Sociología, de la benemérita casa de enseñanza superior de la cual formo parte, ha dejado mucho que desear y mucho acerca de lo cual hablar.

Si el evento realmente era solo para estudiantes de la Escuela, debió haberse dejado claro en los afiches.

Por unos pequeños instantes, debo reconocer que me sentí como en un régimen autoritario al enterarme de que se les había impedido el acceso a muchas personas quienes deseaban asistir al evento. Ni que decir de que luego hubo hasta golpes entre los estudiantes...

Volviendo a lo que iba. Siempre me ha gustado prestar atención a lo que se habla en público acerca de temas de interés nacional e internacional, no solo porque se puede apreciar a cuáles temas se les presta más atención y se les otorga mayor importancia, sino porque se puede valorar la criticidad con la cual los manejan; ver si hablan de algo que “oí por ahí”, “leí en (algún medio escrito)”, “vi en (algún noticiero)”, o si hablan acerca de algo que oyeron, leyeron o vieron pero que se quedaron con la duda e investigaron un poco más. Si ustedes no lo han hecho, lamento adelantarles que los segundos no son muy numerosos.

A todas las personas quienes me honren con la lectura de estas líneas sencillas, las insto a que sean un poco más críticas de lo que oímos, leemos o vemos. No se queden con el titular de la noticia sin cuestionarla. Generalizar es un error —no solo en el periodismo, sino en todos los ámbitos de la vida— porque, con que haya un solo elemento que “se salga del canasto”, la veracidad del argumento se ve menoscabada.
Desde primer año, los estudiantes de Derecho aprendemos acerca de las falacias, por lo cual me resultó inaudita la falsa generalización hecha en un titular acerca del supuesto apoyo de todos los estudiantes de la Universidad de Costa Rica al régimen chavista en Venezuela.

Dejemos una cosa clara: yo soy estudiante de la Universidad de Costa Rica y no apoyo al régimen chavista. Esta afirmación resulta molesta puesto que incita a los lectores —quienes no critican— a creer que esto es así. Por ello, me veo en la necesidad de reiterar: soy estudiante de la UCR y no apoyo al régimen chavista...y no soy el único.

Mi primera reacción, luego de leer el titular, fue muy sencilla: ignorar la falacia. Ese tipo de práctica suele ser usual en diversos medios de corte amarillista. Qué se va a hacer... Al fin de cuentas, nuestro Estado —a diferencia de otros— respeta la libertad de expresión en todo sentido, razón por la cual no mata a quienes ejerciten ese derecho consagrado en nuestra Constitución Política e instrumentos internacionales que ha suscrito y ratificado.

Sin embargo, durante los días siguientes al incidente, debo reconocer que “levantó roncha” escuchar manifestaciones como esta:
—¡¿Viste que los estudiantes de la U apoyan al régimen chavista?!
—¡¿En serio?! ¡Qué barbaridad! Uno esperaría que, si estudian en la U, pensarían un poco.
—¡Sí!, ¿verdad? Bueno, pero qué se va a esperar... Todos ahí son comunistas o socialistas.

También dice el dicho que uno tiene que tomar las cosas de quien vienen. No puedo negar que le agradezco el aporte de las tendencias de izquierda en la fundación de algunas cosas que hacen a Costa Rica sobresaliente (UCR, CCSS, etc...). Sin embargo, no puedo decir que creo en el comunismo ni en el socialismo. Tengo numerosos amigos quienes son militantes de partidos de izquierda y las discusiones que sostenemos son amenas y de gran interés e intercambio. Pero tampoco puedo negar que me preocupó escuchar a personas gritando “¡Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro!”. Todos los seres humanos tenemos el derecho de tener las creencias que consideremos más afines a los valores en los cuales creemos, pero también hemos de ser críticos respecto a la ejecución de las políticas que las materializan.
Algo no está bien si se tiene que acudir a la fuerza.

Les comentaba a unos compañeros, hace unas noches, que muchos hablan maravillas del comunismo y del socialismo; hablan de los grandes baluartes de estas posturas que son Cuba y Venezuela.

Me pregunto cuántas de esas personas han ido a Cuba o a Venezuela y han pasado allá... hmmm... un par de semanas o un mes. Los exhorto a que vayan y, al cabo de su viaje, me cuenten si aún piensan igual.

Claro, influirá un factor importantísimo: sabrán que podrán salir del país sin problema alguno. Solo eso es un gran punto en contra de mis argumentos, pero mi exhortación sigue en pie.

Quisiera ir cerrando recordando a uno de los baluartes de la U, a quien perdimos mucho antes de lo que debió ser: don Rodrigo Facio Brenes. “Libre es, pues, la Universidad de Costa Rica; abierta a todas las tendencias; receptiva de todas las inquietudes filosóficas, científicas o sociales; respetuosa de todas las ideas. Y no aceptará nunca más calificativo que ese: el de libre”.

Anhelo ver el día en que las palabras de don Rodrigo reflejen la realidad de todos los Estados, empezando por Costa Rica. Anhelo que les heredemos a las generaciones futuras un mundo en el cual predominen la libertad y el respeto o, por lo menos, uno encaminado hacia el logro efectivo de esa meta.

(ACLARACIÓN: Las manifestaciones hechas lo son a título personal y no reflejan, necesariamente, la postura de la Asociación de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Costa Rica.)

Dominique André Vargas Vargas
Estudiante de la Universidad de Costa Rica – Fiscal General de la Asociación de Estudiantes de Derecho