Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



MAGAZINE


South Beach, una experiencia multicultural

Redacción La República [email protected] | Viernes 30 noviembre, 2007



South Beach, una experiencia multicultural

Esta ciudad es conocida como uno de los mejores destinos para vacacionar pues sus centros nocturnos, restaurantes y boutiques cautivan a sus visitantes

María Krystal Echeverría
[email protected]  

Miami se ha convertido en una de las principales ciudades de moda de Estados Unidos; su encanto, diseño arquitectónico y riqueza cultural hacen de este destino el lugar preferido para aquellas personas que buscan un punto para divertirse.
¿Pero qué sería Miami sin la zona más de moda de la ciudad? Infinidad de restaurantes, tiendas de ropa, centros de atracción y los clubes más trendy se encuentran en South Beach. Esta es una ciudad creada para divertirse 24 horas al día, los siete días de la semana.
South Beach es reconocida por ser la localidad donde se filmó la afamada serie Miami Vice en 1980, producción televisiva que hizo de la ciudad uno de los puntos más atractivos de Estados Unidos.
Asimismo, diseñadores de moda como Calvin Klein, han escogido la zona para realizar sesiones de fotos en distintos hoteles de la localidad que albergan un diseño único. Además, la ciudad ha sido partícipe de reconocidas películas e imponentes fiestas de celebridades.
Con sus diferentes distritos, el área sur de Miami Beach posee una magia única. Las casas están pintadas en colores pastel típicos de la cultura cubana llena de emoción, romance y exuberancia.
Siempre en el corazón de la moda, música y culturas, South Beach refuerza el sentimiento de diversión, pasión y relajación.
Actualmente, la ciudad es conocida como uno de los mejores destinos de Estados Unidos para divertirse, hacer compras, disfrutar de la playa y relajarse en los cafés y bistros más reconocidos de Miami.
Bares, restaurantes, night clubs, música y comida son cosas que se pueden encontrar una a la par de otra ofreciéndole al visitante una amplia variedad durante su estadía.
Luego de un día de compras, no hay nada mejor que una buena ducha, un cambio de atuendo y para calentar motores, una caminata por Ocean Drive, popular área turística ubicada desde la avenida 1 a la 15.
Este bulevar alberga los mejores clubes de la zona como Nikki Beach, que ofrece DJ en vivo y shows de baile espectaculares, Pearl, The Clevelander, Mango’s, News Café entre otros.
Una de las principales atracciones de Ocean Drive es la mansión del fallecido diseñador Gianni Versace. The Carlyle Hotel, localizada en la calle 13 y que es un icono del Art Deco que caracteriza a la ciudad.
Construido en 1939, este hotel ha sido uno de los lugares más concurridos para sesiones de fotos, películas y series televisivas, en 1996 fue la fachada del set de la película “The Birdcage”.
Mientras se camina por esta zona se observa una poblada avenida donde las mesas de los múltiples bares y restaurantes dan vida a la zona.
Atractivas mujeres invitan a ingresar a los respectivos bares que promocionan, bohemios ofrecen conciertos en media acera, otros venden collares y pulseras.
La caminata se convierte en una experiencia inigualable, al avanzar, se escuchan los diferentes ritmos ofrecidos por los centros nocturnos aunque la salsa y el merengue, son los más imponentes.
Distintos olores inundan la avenida, demostrando las diferentes opciones de comida que despiertan el paladar y diversas etnias se conjugan en una sola sintonía con el fin de disfrutar la noche.
Pocas cuadras después, se llega a Lincoln Road ubicado entre la calles 16 y 17, y que es considerado el sitio de compras por excelencia. Este mall al aire libre es hogar de varios restaurantes y discotecas como Score y Funktion. Con sus exclusivas boutiques y demás tiendas este centro mantiene desde 1960 un atractivo chic.
Es así como South Beach representa una excelente opción para conocer lo mejor de la cultura latinoamericana y estadounidense, donde miles de personas de diferentes nacionalidades se encuentran en los sitios de moda para disfrutar una experiencia inolvidable.