Sostenibilidad en el régimen de pensiones
Enviar

No hay que hacer la vista gorda ni, como se acostumbra en este país, patear el balde hacia adelante


Sostenibilidad en el régimen de pensiones

La Superintendencia General de Pensiones (SUPEN) lanzó de nuevo la voz de alarma sobre la sostenibilidad del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).
Y de nuevo, este viernes se enredaron en dimes y diretes ambas entidades sobre la forma en que se administra este régimen en el cual una gran parte de los trabajadores de este país depositan sus recursos con la esperanza de que cuando llegue la edad de su retiro, podrá disfrutar de algún beneficio.


La SUPEN advirtió que la CCSS utilizó parte de sus reservas para completar el dinero necesario para pagar los aguinaldos de miles de pensionados. La Caja, por su parte, dice que no es cierto y que más bien este régimen se fortalece.
Lo que sí es cierto, es que tanto la Caja como la SUPEN, lejos de lanzarse piedras una contra la otra, deben alcanzar acuerdos y establecer, en forma conjunta, cuál es la realidad del régimen que cobija a más de 1,2 millones de trabajadores y a cientos de miles de jubilados.
Está visto que cada vez menos trabajadores financian este sistema y que dentro de diez años tendremos el doble de pensionados.
No hay que hacer la vista gorda ni, como se acostumbra en este país, patear el balde hacia adelante.
Este tipo de regímenes se hicieron para perdurar y a como están las cosas, será difícil que así ocurra. Con los cambios que se establecieron recientemente, el IVM se sostendría hasta 2040 según la Caja, aunque la SUPEN dice que durará 15 años menos.
Muchas personas cuentan con el régimen de pensión complementario, administrado por las operadoras privadas. Pero el monto que se ahorra corresponde a menos de la mitad del ingreso que deberían recibir los trabajadores cuando se retiren.
Muchos otros, que laboran en forma independiente, ni siquiera tienen esta tabla de salvación.
Es decir, para que todos tengamos derecho a un retiro digno, será necesario tomar más medidas, las cuales deben hacerse ahora y no cuando sea demasiado tarde.
La misma SUPEN ofreció a la Caja su ayuda para hacer un estudio actuarial que establezca precisamente esas condiciones. Pero mientras ambas entidades sigan enfrascadas en esta particular discusión, los perjudicados seguirán siendo los trabajadores.
La medicina es amarga, pero si no se toma ya, y en la dosis adecuada, lamentablemente este paciente no sobrevivirá.
 


Ver comentarios