SOS, "arget" en problemas
Enviar
SOS, “target” en problemas

Carmen Juncos 
[email protected]  

Muchas madres con niñas preadolescentes que andan entre los nueve y los 12 ó 13 años, probablemente coincidirán en que sus hijas (¡y ellas!) se ven en problemas cuando van a comprar su ropa.
Este segmento de la población es inducido cada vez más no a vivir libre y felizmente su niñez sino a adelantarse y adquirir preocupaciones e intereses más propios de las adolescentes y las jóvenes de hoy, como verse superdelgadas y seguir febrilmente la moda joven.
No aceptan, como en otras épocas, vestir lo que mamá compra. Tienen ya esa enorme necesidad de los adolescentes de tomar distancia del mundo adulto mediante los “signos externos”.
Es por ello que esas libritas que en ocasiones parecen estar de más (no hablo de cuando hay real sobrepeso u obesidad) o cierto agrandamiento de la cintura, que algunos pediatras y endocrinólogos explican como cierta reserva en grasa como paso previo para que, poco después, con la menarquia (primera menstruación), peguen un estirón y comiencen a aparecer sus formas femeninas (cintura pequeña incluida, siempre y cuando no hayan abusado de los pantalones talle bajo apretados que tanto deforman), a ellas les parecen una completa tragedia.
Esto suele hacer crisis cuando al ir de compras, solo encuentran ropa producida para adolescentes (ya formadas) que no hace más que evidenciar más su cintura aún grande y, si para aumentar su desdicha, mami sugiere ir a ver en la ropa para niñas… !el mundo se viene abajo!
Ellas están muy necesitadas de que se les ponga atención, como importante “target” que son, y que haya tiendas y ropa especializada que les ofrezcan diseños de moda que no entren en conflicto con su cuerpo y que las haga verse y sentirse bien.
En Estados Unidos a este “target” algunos lo llaman “between” y no se si en Costa Rica lo llamarán de algún modo, lo que sí parece claro es que no están atendidas como ellas desearían, en vista de que la sociedad les crea el conflicto de no sentirse bien siendo lo que son, niñas.
¡Un excelente reto para la industria de la moda y el comercio!

Ver comentarios